Trasplante capilar en Turquía, clínicas con experiencia y técnicas muy avanzadas en implantes

Poder volver a tener una cabellera estupenda es una de las razones por las que cada vez más hombres se suman a los trasplantes de cabello en Turquía. Este país se ha convertido en un referente en lo que a técnicas de injerto capilar se refiere y desde todo el mundo reciben a pacientes con la ilusión de poder volver a lucir pelo.

A la hora de plantearse un injerto capilar es importante informarse bien de las técnicas que se utilizan y de cuáles son los procedimientos. Un trasplante capilar es una cirugía estética que soluciona los problemas de pérdida de cabello de forma permanente. El injerto capilar toma unidades foliculares de zonas en las que hay pelo (zona donante) y las traslada a las zonas donde no lo hay, para injertarlos y que el cabello crezca de nuevo (zona receptora). 

Normalmente, independientemente de la técnica que se utilice, siempre hay unos pasos previos que se siguen en todas las intervenciones.

El cirujano encargado del trasplante capilar Turquia, dibujará una línea en la frente para establecer el límite del implante. Siempre se va buscando que los resultados queden de la forma más natural posible. 

Antes de comenzar a extraer los folículos pilosos se emplea anestesia local para que todo el proceso se desarrolle sin dolor. Una vez puesta la anestesia se comienzan a extraer los folículos pilosos de la zona donante, que suele ser la parte trasera o los laterales de la cabeza, y se preparan para ser injertados en la zona receptora sometiéndolos a un compuesto químico que los conserva. 

Diferentes técnicas de injerto capilar

El siguiente paso es introducir los folículos extraídos en el área receptora y para ello existen varias formas. Dependiendo del problema de cada hombre, de la extensión del área a tratar y de las indicaciones del cirujano se elegirán unas u otras. 

Técnica de injerto FUE

Es la más seguida por lo sencillo del procedimiento y su eficacia demostrada. Los microcanales que se abren en el área receptora para realizar los injertos se realizan con cuchillas de acero. El procedimiento tiene una duración de varias horas, dependiendo de la cantidad de folículos que se vayan a trasplantar. 

Técnica de injerto FUE Zafiro

El procedimiento es exactamente igual al anterior, pero en este caso los microcanales que se abren en la zona receptora se realizan con hojas de zafiro. Al ser un material aún más fino y preciso que el acero, la incisión que se realiza es aún más eficiente. El canal que se abre es más pequeño, por lo que la recuperación será más rápida.

Técnica de injerto DHI

En este caso la técnica varía de las dos anteriores. No se realizan microcanales para el injerto, sino que se utiliza una aguja implantadora DHI o también llamadas “bolígrafo choi”. Estas agujas tienen punta hueca y ahí se introduce el folículo cuando se extrae y desde ahí, automáticamente y sin tratamiento químico previo, se introduce en la nueva zona. El plus de esta técnica es que como los folículos pilosos apenas están un tiempo mínimo fuera del cuerpo, se consigue que el pelo injertado sea más fuerte y que el cabello tenga más densidad. Es la técnica ideal para personas que tienen poca pérdida de cabello. 

Los resultados de un trasplante capilar se podrán ver pasados unos 6 a 9 meses, como mucho al pasar un año desde la cirugía.  

Las primeras semanas el cabello que se trasplanta se caerá, pero no hay que preocuparse, es algo normal y en poco tiempo el cabello nuevo crecerá. En cuanto a los precios, dependiendo de la técnica que se use podrán variar, pero es interesante saber que se mueven en una horquilla bastante competitiva, desde los 2.090 euros de un pack básico a los 2.990 euros del pack DHI. En todos los packs se incluye el alojamiento y los traslados de los pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.