Beneficios psicológicos de superar una adicción

Las personas que sufren de alguna adicción viven una vida condicionada, llena de desequilibrios emocionales, incertidumbre, etapas de ansiedad, frustración, depresión y terminan sumergidas en un estado de profunda infelicidad que termina por reforzar la adición. Se trata de un círculo vicioso bastante difícil de romper cuando no se cuenta con la asistencia profesional adecuada.

El primer paso para recuperarse de las adicciones es reconocer la existencia de un problema y buscar la ayuda correcta. Ponerse en manos profesionales (tratamiento adicción) en el momento oportuno, puede significar una serie de beneficios psicológicos importantes, que beneficiarán al paciente, mejorando su calidad de vida de forma importante.

A continuación, señalamos algunos de los beneficios psicológicos que se pueden obtener al superar una adicción.

Regulación de los estados extremos de euforia o depresión

Las personas que sufren alguna adicción suelen atravesar por estados de ánimo extremos que varían de la euforia a la depresión. Este trastorno puede tener diferentes causas, pero eso se debe principalmente a un desequilibrio químico cerebral causado por el abuso de determinadas sustancias que afectan al funcionamiento del cerebro. Tras una completa recuperación, estos estados anímicos se regulan de manera evidente y el salto entre un estado a otro se reduce.

Mejora en la memoria

Mejora en la memoria

Tras un tratamiento adecuado de las adicciones y pasado el periodo de recuperación y descanso, las funciones cerebrales comienzan a restablecerse. Dado que la memoria y las adicciones comparten mecanismos moleculares y celulares, un cuadro de adicción muy elevado causará un descenso importante de la capacidad de la memoria para retener y manejar información. Al eliminar la adicción, la memoria tiende a mejorar, siempre que no haya ocurrido algún daño neuronal.

Aumento de funciones intelectuales

Siguiendo la misma idea anterior, los pacientes que abusan de las sustancias psicoactivas son los más propensos a ver deterioradas sus funciones intelectuales debido a los cambios en anatomía del cerebro que estas producen. Tras un proceso de desintoxicación y recuperación de alguna adicción, el cerebro también recuperará en gran medida las funciones intelectuales que fueron mermadas.

Mejora de la autoestima

Trabajar el autoestima de las personas es fundamental para conseguir la motivación para el cambio que es necesaria para superar las adicciones. Cuando el proceso de recuperación ha terminado, los pacientes aprenden a desarrollar un mayor sentimiento de amor propio, el cual es fundamental para evitar las recaídas en el futuro.

Aumento de la capacidad de concentración

La rehabilitación cognitiva es parte fundamental del tratamiento para eliminar las adicciones. Tras este proceso, el paciente disfrutará como beneficio de una mejora considerable en su capacidad de concentración, atención, así como en las funciones ejecutivas, lo cual incide de manera directa en una mejora de la calidad de vida.

Tranquilidad mental y emocional

Finalmente, tras el agotador pero satisfactorio proceso de desintoxicación y rehabilitación del paciente afectado por la adicción a cualquier clase de sustancia, el paciente experimentará una fuerte sensación de tranquilidad mental y emocional. Desde este punto, podrá reconocerse como responsable de mantener un estilo de vida mucho más saludable.