Cómo evitar los miedos al dentista

Si eres de esas personas que han desarrollado un fuerte temor a visitar el dentista, seguramente te preguntarás si hay forma de revertir este padecimiento tan peculiar. De hecho, el miedo al dentista se denomina odontofobia y se refiere a un trastorno de ansiedad que puede haber tenido su origen en una experiencia previa que resultó negativa.

Hay personas que llegan a desarrollar pánicos irracionales con la sola idea de visitar a un dentista, por lo cual requieren la ayuda de un profesional cualificado. En cambio, si tienes ciertos miedos que convierten a la visita al odontólogo en una rutina incómoda y que apenas logras soportar, puedes seguir algunas recomendaciones para mejorar la experiencia.

En este artículo te dejamos cinco consejos que te serán de gran ayuda para superar el miedo a visitar el dentista. Ponlos en práctica y comienza a vencer el pánico y la ansiedad relacionados con la visita rutinaria al odontólogo.

Encuentra un dentista que comprenda tus miedos

Ciertamente, para los odontólogos debería ser normal lidiar con pacientes de diferentes temperamentos. Sin embargo, algunos dentistas son más tolerantes y comprensivos con respecto a las fobias de sus pacientes. Encontrar, por ejemplo, un dentista en Illescas, Toledo, Talavera, Yuncos o Yeles que comprenda la situación en que te encuentras y tenga paciencia, será importante para que la experiencia se desarrolle de una forma menos traumática.

Visitas periódicas al dentista

Realiza visitas periódicas al dentista

No solo debes visitar al dentista cuando tienes un dolor o problema en las piezas dentales. Resulta más agradable asistir de manera preventiva, conocer las instalaciones, familiarizarse con el entorno, con el médico y, así, las siguientes visitas serán mucho más sencillas. Esto es especialmente recomendable con los niños, ya que es a corta edad que se inicia esta fobia.

Elige una cita a primera hora del día

Esta sería una buena estrategia para evitar la acumulación de ansiedad a lo largo del día. Si la cita es a primera hora de la mañana, tendrás menos tiempo para dedicarte a pensar en el compromiso y es bastante posible que el miedo irracional desaparezca un poco.

Habla con el dentista

Si has elegido un médico comprensivo, puedes advertirle que en algún momento podrías sentirte demasiado incómodo y por lo tanto el proceso debería detenerse. Acordar la señal que se dará en ese caso es una buena forma de ayudar a que sientas un mayor control sobre la situación, algo que seguro calmara un poco los nervios y disminuirá el nivel de ansiedad.

Considera utilizar un sedante suave

Si crees que el nivel de ansiedad terminará afectando el proceso, entonces lo más conveniente será que acuerdes con el dentista la posibilidad de utilizar un sedante. Hay ansiolíticos naturales que puedes consumir previamente y también el mismo doctor podrá optar por sedarte por completo en la consulta de forma que pueda trabajar rápidamente y sin interrupciones, mientras tú evitas por completo pasar por el desagradable momento del ataque de pánico.