7 consejos para surfear en aguas frías

A la mayoría de nosotros nos cuesta levantarnos de la cama o despegarnos del sofá en la temporada de invierno. No obstante, como amante del surf, las bajas temperaturas no deberían convertirse en impedimento para disfrutar de tu actividad deportiva favorita, incluso cuando visitas las costas del Atlántico en Galicia, que en esta época se caracterizan por su agua helada.

Por supuesto, todos preferimos el verano para las actividades acuáticas, puesto que deja de ser necesaria la indumentaria excesiva como los neoprenos de surf invierno, guantes de buceo o sudaderas con capucha. Solo tienes que lanzarte a la playa en bañador ligero, usar protector solar y un par de gafas de sol, sin preocuparte por nada más.

No obstante, visitar las cosas en época de invierno tiene ciertas ventajas. La principal de ellas es que las playas se encuentran más vacías y el océano premia a los surfistas con olas constantes durante varios meses. Por esto, hemos preparado algunos consejos útiles que te ayudarán a surfear en aguas frías con mayor comodidad.

Consigue la indumentaria adecuada

Los neoprenos de surf son indispensables para lidiar con las bajas temperaturas del agua. Es necesario buscar uno que sea lo suficientemente grueso, ya que de ello dependerá el calor obtenido. El grosor adecuado es de 5 mm, pero también debes considerar asuntos como la talla y el ajuste del talle, de manera que resulte cómodo en todo momento.

Accesorios extra

Además del traje, también necesitarás guantes de buceo y botas para mantenerte caliente, de lo contrario, por mucho que utilices un traje terminarás con las extremidades congeladas.

Preparación antes de entrar en el agua

Tendrás que asegurarte de nutrir tu cuerpo correctamente antes de la actividad, para lo cual son indispensables las proteínas, carbohidratos y líquidos en abundancia. Antes de ingresar al agua, procura realizar un calentamiento y estirarte para colaborar con la circulación sanguínea, evitando que el agua fría te afecte demasiado.

Protege tu piel

El agua salada y fría tiene un efecto negativo sobre la piel, especialmente la de áreas sensibles como la de los labios. Una capa generosa de protector de labios y suficiente hidratación posterior será suficiente.

Consigue una tabla más grande

Las olas del invierno son mucho más altas y por tanto te conviene ir preparado para disfrutar al máximo la experiencia. También se considera que la densidad del agua es mayor, por lo que se vuelve necesaria una tabla más grande para montar las poderosas y heladas olas.

Siempre en movimiento

Mientras más nos movemos, más caliente nos mantendremos dentro del agua. Bajo esta premisa, evita mantenerte demasiado tiempo en reposo esperando las olas perfectas y aventúrate a disfrutar al máximo posible los minutos que permanezcas en el mar.

Al terminar, ingiere bebidas calientes

Es un excelente consejo que vayas preparado con un termo con café, infusiones o sopa caliente. Una vez que salgas del agua y te cambies de ropa, abrígate e ingiere bebidas y alimentos calientes hasta recuperar la estabilidad de tu temperatura corporal.