¿Qué son las mamas tuberosas y cómo se puede solucionar?

Es totalmente normal que la mayoría de las mujeres tengan pechos ligeramente diferentes entre sí. La diferencia puede ser de tamaño, forma y posición, pero estas diferencias suelen ser imperceptibles a simple vista en la mayoría de los casos, por lo cual no supone un problema médico ni estético.

Solo en determinadas ocasiones se produce un desarrollo desigual del tejido mamario con la capacidad de convertirse en un problema físico significativo capaz de alterar la imagen corporal y la autoestima de una persona.

Esto es lo que ocurre con las conocidas mamas “tuberosas”, una desproporción en los pechos que más allá del problema estético, puede jugar un papel negativo en el equilibrio emocional de una mujer.

¿Qué son las mamas tuberosas?

Se conoce también bajo el nombre de pechos constreñidos o senos tubulares. Estos términos se refieren a una anomalía en la forma, tamaño o posición de los senos causada durante la pubertad por un desarrollo insuficiente del tejido mamario.

Esto se traduce en un seno con forma alargada y asimétrica, de base estrecha y con gran similitud a la forma de un tubo alargado. Además de esto, suelen tener una aureola desproporcionada para el tamaño del seno.

Tiene un origen congénito, aunque se desconoce cuáles son sus causas. Se reconocen tres grados de mamas tuberosas, determinados según el nivel de alteración de la forma del pecho.

¿Cómo se puede solucionar el problema?

Una vez que se ha determinado el problema, se traza un plan de acción para eliminar la deformidad.

Cirugía para mamas tuberosas

Todos los grados de mamas tuberosas tienen un procedimiento estético específico que asegura excelentes resultados. La operación es, en esencia, un aumento y reconstrucción del seno y requiere de varias intervenciones según el grado de la malformación. Tienes más información al respecto aquí: operación mamas tuberosas Madrid.

Las técnicas quirúrgicas utilizadas buscan expandir el tejido, haciendo el espacio suficiente para a colocación de un implante mamario y también será necesario corregir la distorsión en el tamaño de la aureola.

El objetivo de una cirugía para mamas tuberosas

A través de cirugía estética se consigue dar a las mamas una forma simétrica y aumentar su volumen hasta que alcancen una apariencia normal.

Según el nivel de constricción y el grado de malformación se determinará el tipo de procedimientos aplicables. En casos leves o de grado I, a menudo es suficiente la colocación de un implante mamario; en grados II y III se vuelve necesario ensanchar la base del pecho y remodelar por completo la glándula mamaria, así como reconstruir las aureolas haciéndolas de un tamaño más proporcionado a las de un seno normal, antes de poder colocar el implante y culminar el procedimiento estético.

La simetría de los senos juega un papel de vital importancia en el restablecimiento de una  autoestima saludable en las mujeres, sobre todo cuando el grado de malformación es evidente y afecta su estética general, impidiendo que cumpla con actividades como utilizar trajes de baño o escotes, asuntos que son cotidianos.