Prevenir las plagas cuando llega el calor

Los meses de calor son los más propicios para la proliferación de plagas acarreando graves molestias a las personas, animales e infraestructuras. No solo contaminan los alimentos y transmiten enfermedades, también dan lugar a importantes daños económicos y estructurales, e incluso generan problemas psicológicos. Según los expertos, la mejor manera de combatir una plaga es con la prevención.

Tras el invierno, con el aumento de las temperaturas, los hogares, las calles, los restaurantes, las piscinas  y otros espacios habitados por el hombre están más expuestos a la presencia de ciertas plagas. Es una época de gran actividad para muchas especies indeseables, en particular para insectos como las cucarachas y los mosquitos, que se sienten más cómodos con el calor, el agua y la luz de la temporada estival.

La mejor manera de combatir una plaga es evitándola, puede ser anticipándose a ella si ya ha pasado en ocasiones anteriores, o bien avisar a una empresa experta en prevención de plagas al primer signo de una posible invasión de insectos, ratas o ratones. A tu salud ambiental es la empresa de confianza a la que acudir para obtener los mejores resultados ante un ataque bilógico de este tipo. Esta organización cuenta con más de 18 años experiencia en el Control de Plagas en Albacete y Cuenca, capitales y provincias, para avalar su trabajo. Una de sus señas de identidad es la efectividad con el máximo respeto al medio ambiente con planes de Vigilancia y Control de Plagas realmente eficaces.

¿Qué dicen los expertos?

Ante la llegada del verano, los expertos de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) afirma que es necesario aumentar las medidas preventivas y los programas de mantenimiento y control durante estos meses. Uno de los principales temores es que muchas especies que llevan a cabo sus ataques biológicos no son solo molestas, sino que ponen en riesgo la salud de los habitantes del inmueble.

Como bien señalan desde esta Asociación, aunque no es posible erradicar en su totalidad las plagas urbanas, sí que hay que maximizar los esfuerzos para que no invadan ni ocupen, provisional o permanentemente, los lugares habitados por personas.

Medidas preventivas para evitar la proliferación de mosquitos

Entre las plagas más destacadas del verano se encuentran las cucarachas, las hormigas, los roedores, las moscas y los mosquitos.

Los mosquitos en los últimos años han pasado de ser tan solo una molestia que podía arruinar cualquier velado a convertirse en vectores de enfermedades. Por eso, en este artículo se van a ver algunas medidas para prevenir su proliferación.

Entre las acciones más eficaces para la prevención se encuentra vaciar los objetos y lugares en los que se acumule agua e instalar mosquiteras. Los mosquitos ponen sus huevos sobre paredes de recipientes con agua o en cualquier zona encharcada. Especial relevancia merece el asentamiento en España del mosquito tigre, cuya picadura no solo es más molesta, sino que puede transmitir chikungunya, dengue y zika.

Eliminar los objetos al aire libre que puedan acumular agua

La primera medida preventiva consiste, por tanto, en eliminar cualquier objeto exterior que pueda acumular agua, como los platos de las macetas, o tener la precaución de vaciarlos y mantenerlos secos.

Mantenimiento de fuentes ornamentales y estanque

La propia naturaleza suele aportar las mejores soluciones para el control de plagas. En este caso, en las fuentes y estaque se debe valorar la introducción de peces rojos, como las carpas, que son depredadores naturales de las larvas de mosquitos. Así mismo, sería conveniente cubrir esto espacios con tela antimosquitos bien ajustada.

Mantener limpios los canalones y evitar exceso de agua en las zonas de riego

Es importante mantener limpios y en perfectas condiciones los canalones de recolección de agua de los tejados para evitar su estancamiento y que los mosquitos depositen aquí sus huevos.

Así mismo, es importante en los jardines adaptar los riegos de césped optimizándolos. Se deberá evitar en todo caso riegos excesivos que ocasionen acumulaciones de agua y excesos de humedad, el ambiente propicio para que se desarrollen estos insectos y se conviertan en plaga.

Controlar la ausencia de mosquitos en las piscinas

En el caso de las piscinas, al ser cantidades de agua más grande, los mosquitos tigre no suelen criar ahí, aunque sí lo hacen los mosquitos autóctonos. Para evitarlo, hay que mantenerlas completamente secas cuando estén vacías, ya que las pequeñas cantidades de agua sí se pueden convertir fácilmente en criaderos de larvas de mosquito tigre.

En el caso de cubrirlas con lona, hay que vigilar que no se acumule agua en los pliegues. En verano, cuando estén en uso, se debe vigilar especialmente la zona de las duchas, donde suelen formarse pequeñas acumulaciones de agua muy atractivas para que los mosquitos tigre depositen sus huevos.

Mantener bien selladas las fosas sépticas

Las fosas sépticas se encuentran en aquellas edificaciones que no tienen conexión a la red del alcantarillado municipal. Los respiraderos de estas deberán estar provistos con tela mosquitera.

Embarcaciones en zona de costa

Por último, en las zonas de costa hay que tener especial cuidado con las embarcaciones. Siempre que sea posible, estas se tendrán guardadas bajo cubierto. Sin embargo, cuando no quede otra opción y deban quedarse a la intemperie, se taparán con una cubierta protectora impermeable a la lluvia, de manera que en su interior no se pueda acumular agua.