Posicionamiento SEO/SEM: diferencias y lo mucho que aportan al marketing digital

El marketing digital es mucho más que tener una página web y algunas cuentas en redes sociales, es un conjunto de estrategias que se diseñan engranadas bajo un concepto y distintas metas propias de cada marca para obtener visibilidad y, en consecuencia, rentabilidad. El posicionamiento SEO y las campañas SEM forman parte de ese gran engranaje que tiene como fin aumentar el tráfico en internet.

Con el paso del tiempo han cambiado radicalmente las formas de captar clientes. Atrás quedaron esas ostentosas campañas que se centraban en medios tradicionales como la televisión, medios impresos, publicidad exterior, incluso en los cines. La llegada de internet lo cambió todo, transformó la manera de transmitir los mensajes y las vías para llegar al público, respondiendo al conjunto de herramientas y estrategias innovadoras del marketing digital.

Uno de los aspectos que ha contribuido al ascenso en el uso de los medios digitales para promocionar productos y servicios, es el hecho de que más de la mitad de la población mundial tiene un smartphone y se conecta a internet durante gran parte del día.  Esto ha obligado a las marcas y empresas a tener presencia digital mediante campañas diseñadas de manera estratégica para tener más visibilidad, tráfico y, en consecuencia, obtener mayor rentabilidad.

Las campañas de publicidad de décadas atrás se caracterizaban por los mensajes invasivos que ordenaban o imponían a los clientes potenciales comprar un producto o contratar un servicio. La principal fortaleza que tiene el marketing digital, y en lo que se basa su efectividad, es en el hecho de que ahora el cliente es el que llega a las marcas, ya que todo parte de la búsqueda que el público hace de lo que en un momento determinado puede estar necesitando. Y no sólo llega a las marcas, se fideliza con ellas y puede llegar a convertirse en promotor implícito.

SEO/SEM para resultados efectivos

Son muchos los aspectos que están incluidos en todo lo que implica el marketing online, razón por la que lo más recomendable es contar con la asesoría de expertos. Se trata de un conjunto de estrategias que van engranadas bajo una concepción perfectamente estudiada y analizada para lograr el objetivo: posicionar marcas y aumentar las oportunidades de venta.

Seo

Entre las diversas estrategias que forman parte del marketing digital, dos de las más importantes son el posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) y las campañas SEM (Search Engine Marketing), que aunque tienen muchos efectos positivos que aportar para la visibilidad de las marcas, son estrategias distintas que tienen sus características propias. Los especialistas de las agencias de marketing aplicarán estas estrategias en los momentos precisos para asegurar resultados exitosos. 

El SEM es la estrategia basada en las acciones de pago a través de Google, Bing y Yahoo, entre otros buscadores populares, específicamente son los anuncios que se publican en estas plataformas mediante Pago Por Clic (PPC).

Por otra parte, el SEO es el trabajo que se hace para optimizar los sitios web con el objetivo de mejorar el posicionamiento en los buscadores, siendo el más popular Google. Esta estrategia contempla una serie de acciones que tienen como fin que una página web aparezca en los primeros resultados de las búsquedas que los clientes potenciales hacen de un producto o servicio.

Entre las acciones complementarias que deben realizarse dentro del ámbito del posicionamiento SEO, están el análisis de palabras clave o keywords, implementación de metaetiquetas, una buena arquitectura web, adecuado enlazado interno, contenidos de valor para el público objetivo, acciones de linkbuilding y mucho más. 

La principal diferencia es que los resultados del SEO son naturales y orgánicos, mientras que los que se generan por las campañas SEM son producto de campañas de pago.

Los resultados que se obtienen gracias al posicionamiento SEO tardan más tiempo en hacerse efectivos que los generados por el SEM, sin embargo, son más sostenibles en el tiempo. Se tratan de dos estrategias que se complementan entre sí para tener garantía de éxito y que deben ser aplicadas por expertos para tener los resultados esperados.