¿Por qué no podemos seguir una dieta?

La llegada de la crisis sanitaria a nuestro país y el estrés que ha traido a la población han conseguido perturbar nuestros hábitos alimentarios y empeorar, de esta manera, nuestra calidad de vida. La nutrición es una parte fundamental de nuestro día a día que tendemos a infravalorar, y que debemos cuidar si queremos garantizar el correcto desarrollo del organismo y la obtención de los nutrientes necesarios para hacer frente a nuestras actividades diarias, sobre todo si practicamos o competimos en algún deporte. Sin embargo, someternos a cambios de dieta se nos puede plantear como un desafío imposible de abordar, obligándonos en la mayoría de casos a recurrir a profesionales de la nutrición como los que podemos encontrar en INDYA – Nutrición Deportiva.

Pero, ¿por qué no se cumplen las dietas?

Existen muchas razones por las que a la gente le cuesta tanto autoimponerse dietas para mejorar su alimentación. En los siguientes apartados procederemos a cubrir algunas de las razones más frecuentes por las que suelen fallar las dietas tradicionales.

Son muy genéricas

Cada persona plantea una serie de gustos, preferencias y necesidades específicas que deben tenerse en cuenta a la hora de cambiar su alimentación. Si, por ejemplo, una persona odia las legumbres, ésta deberá diseñarse una dieta que le consiga aportar todos los nutrientes necesarios y, al mismo tiempo, lleve la menor cantidad posible de legumbres.

Ceder a la presión social

Si bien los amigos están para ayudarse, a la hora de llevar una alimentación más sana pueden suponer más un problema que otra cosa. Cuando tus amigos planeen una reunión o una salida al bar, seguramente te sentirás presionado a tomar cervezas o a ponerte de tapas hasta arriba. Debes manejar estos excesos de antemano con una buena planificación que ya tenga en cuenta estos momentos sociales.

Estás muy ocupado

Los diferentes esfuerzos que conlleva la implantación de una nueva dieta de alimentación en tu día a día pueden suponerte demasiado tiempo que no puedes permitirte perder. Para estos casos se aconseja ceñirse a dietas sencillas que no requieran de una investigación acerca de los alimentos que contienen los mejores nutrientes para ti.

Pueden ser excesivamente técnicas

En ocasiones, más que decirnos los platos que debemos comer, las dietas pueden hablarnos sobre las calorías y macronutrientes que debemos incluir en nuestra alimentación. Esto requiere de esfuerzos adicionales de investigación que nos ayuden a determinar cuáles son los alimentos que mejor se ajustan a los requisitos de la dieta, lo que hace que nos echemos para atrás y abandonemos sin ni siquiera empezar.

Cambio total de los hábitos

Comenzar una dieta puede suponer un cambio totalmente radical para todas aquellas personas que estén acostumbradas a comer mal o de forma más caótica. Lechuga, espinacas, pescado azul, blanco…¿dónde está la cerveza? ¿Los fritos? ¿los dulces? ¿tengo que merendar todos los días? ¿6 comidas? Si tu cambio de alimentación se basa en una dieta que te obliga a pasar inmediatamente de 0 a 100, sin plantear una fase de transición que te ayude a implantar estos cambios poco a poco, se te hará muy cuesta arriba.

Pasas mucha hambre

Además de la calidad de lo que comes, otro aspecto que debe tenerse en cuenta es la cantidad de alimento que ingieres al día. Si tu dieta pasa esto por alto y te obliga a comer una mínima parte de lo que sueles tomar al día, el hambre hará que te des por vencido y que dejes de lado la dieta.

Tecnología para mejorar tu alimentación

Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, tenemos a nuestra disposición todo tipo de información que podemos aprovechar para mejorar nuestros hábitos alimentarios. A pesar de eso, aún existe un desfase enorme entre el conocimiento del que dispone la ciencia de la nutrición y el aplicado por los deportistas a la hora de beneficiarse de la alimentación. Es por ello que existen empresas como INDYA, marca que pretende reducir ese espacio facilitando a los deportistas amateur el acceso a nutrición personalizada y de calidad que le permita aprovechar al máximo los nutrientes que pueden obtenerse a partir de la comida. 

La plataforma de INDYA te ofrecerá los servicios de un nutricionista deportivo que diseñará tu plan de alimentación en base a las espicificaciones y necesidades que plantée tu perfil, adaptando para ello las diferentes comidas que deberás ingerir a lo largo de la semana y el reto a cumplir por tu parte. Además, también tendrás acceso a una app de móvil desde la que podrás seguir tu plan de alimentación, monitorizar tu progreso y llevar a cabo los reajustes que consideres pertinentes.

Sin embargo, a la hora de aprovechar la útil información que te ofrecen expertos como los de esta startup, es fundamental comprometerse a la dieta en cuestión. Si necesitas comprar determinados alimentos, disponer de una báscula en tu cocina, despertarte antes para tener tiempo y hacer el desayuno que debes tomar… quien algo quiere, algo le cuesta. Por mucho que la ciencia siga mejorando sus evidencias, consiguiendo que tu planificación sea más flexible a los cambios, mostrándote gráficos de progreso o ayudándote a entender el porqué de cada decisión nutricional; si el deportista no pone de su parte, no le servirá de nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.