Oncothermia para tratar tumores, explicación de la técnica y resultados

Para luchar contra el cáncer se han establecido protocolos médicos específicos. El principal es la eliminación de los tejidos tumorales y células cancerígenas de la zona afectada. Sin embargo, el cáncer es una de las patologías más complejas, siendo la segunda causa de muerte a nivel mundial, solo detrás de las enfermedades cardiovasculares.

Con el objetivo de hacer más eficientes los tratamientos tradicionales, se ha desarrollado una terapia complementaria que ha demostrado ser bastante eficiente para tratar tumores cancerígenos.

La oncothermia es un procedimiento que modifica la temperatura del tumor, haciendo que este absorba energía de manera directa, y eso conlleva a la degradación celular que acelera su expulsión del organismo por la acción del sistema inmune.

¿Cómo funciona la Oncothermia para el tratamiento de tumores?

El método se basa en la hipertermia electro-modulada, es decir, en el aumento de la temperatura de un tejido gracias a la acción de dos electrodos que crean un campo eléctrico alterno fractal sin que se produzca ningún tipo de radiación.

De ese modo, el paciente recibe un tratamiento selectivo y no invasivo que actúa de manera directa sobre las células cancerígenas, inhibiendo su actividad y aumentando la respuesta inmune del paciente para acelerar la destrucción y eliminación del tumor de manera natural.

Oncothermia para el tratamiento de tumores

Es un tratamiento completamente indoloro y que se puede combinar con las terapias convencionales.

Con la oncothermia se modifica la temperatura del tumor, lo cual desestabiliza las membranas celulares y ocasiona apoptosis o muerte celular. Por su característica selectiva, solo afecta a las células tumorales, dejando intactos los tejidos saludables.

¿Qué resultados podemos esperar al aplicar este tratamiento sobre un paciente oncológico?

Después de la aplicación de esta terapia complementaria, el paciente conseguirá una mejora global de su estado de salud, acelerando la reducción del tamaño del tumor gracias a la acción conjunta del tratamiento tradicional (quimioterapia o radioterapia).

Es necesario saber que la oncothermia no es un tratamiento que pueda reemplazar la medicina tradicional ni a la cirugía, sino que se utiliza como un complemento que aumenta las posibilidades de éxito.

Cada sesión tendrá una duración variable de entre una hora y hora y treinta minutos, según el tipo de paciente, la ubicación del tumor y el estadio del cáncer, entre otros asuntos. La frecuencia de aplicación también es personalizable según el juicio del facultativo.

¿Cuáles son los beneficios de la oncothermia?

  • Se produce una sinergia con las terapias tradicionales, lo cual aumenta su eficiencia y reduce las consecuencias negativas para el organismo.
  • Aumenta la respuesta producida por el sistema inmunitario y esto le permite al organismo detectar con mayor facilidad las células enfermas y deshacerse de ellas.
  • Es un tratamiento selectivo y no invasivo, que no ofrece ninguna clase de efecto secundario.
  • No es necesario que el paciente siga ninguna clase de protocolo especial para someterse a terapias y su efecto se prolonga hasta por 72 horas.