En busca de la serenidad interior: Minimalismo, ¿qué es y cómo puede ayudarte?

El minimalismo es tanto una tendencia artística como un estilo de vida. “Menos es más” sería la frase que mejor resume la esencia del minimalismo, haciendo referencia a la tendencia de despojarse de la enorme cantidad de objetos sobrantes que suelen saturar nuestro entorno, lo cual nos permitiría poder disfrutar mucho más de aquello que resulta verdaderamente esencial.

Si trasladamos esta tendencia artística a nuestra cotidianidad, el minimalismo puede convertirse en una filosofía de vida con la capacidad de hacer que el ser humano se desprenda de los lastres que le impiden alcanzar la felicidad. Eliminando la saturación de objetos, información y estímulos externos, es posible ganar serenidad interior y llegar a ser más feliz.

¿Qué es el minimalismo?

La idea del minimalismo es despojarse de todos los excesos, manteniendo cerca todo aquello que es esencial para una vida cómoda en el hogar, las cosas que se aman y lo que resulta de algún modo inspirador. Gracias a esto, se vuelve posible reorganizar las prioridades y eliminar gran parte del desorden físico y emocional del que solemos rodearnos sin siquiera darnos cuenta.

Sin embargo, existen muchas personas que tienen una percepción equivocada de este concepto y terminan por practicarlo de un modo extremista. Al simplificar nuestra vida y entorno, lo que se busca es reducir las distracciones que roban nuestra serenidad, liberando espacio, tiempo, dinero y energía que luego podremos enfocar en asuntos verdaderamente importantes.

¿Cuáles son los beneficios de desarrollar un estilo de vida minimalista?

Ahora bien, en este punto la mayoría de las personas se estarán preguntando por qué deberían adoptar esta filosofía de vida. Pues resulta que tiene muchas ventajas, algunas relacionadas con el tema económico y otras con respecto a nuestro desarrollo personal. Te permitirá ser mucho más consciente sobre la forma en que te relacionas con el entorno, además:

  • Ahorrarás dinero. Aunque no es una finalidad, la reducción de gastos sí que es una consecuencia directa, ya que se compra menos y se tienen menos gastos superfluos. También hace que pienses más en la calidad de los objetos que adquieres, por lo que harás mayor esfuerzo en su conservación, generando un impacto positivo en la economía.
  • Favorece la concentración. Eliminar de nuestro alrededor todos los excesos decorativos hará que te sientas mejor, favoreciendo la concentración en nuestras actividades cotidianas, haciendo que seamos más productivos en el trabajo, los estudios y cualquier actividad que decidamos emprender.
  • Mayor libertad. Cuanta mayor cantidad de objetos posees, mayor será la cantidad de tiempo y energía que inviertes en su cuidado. Reduciendo la cantidad de objetos innecesarios en tu vida te dejará con mayor tiempo libre para socializar, compartir tiempo con tu familia y disfrutar de la vida.
  • Crecimiento personal, vitalidad y felicidad. Este estilo de vida favorece la depuración del espacio mental, evitando la acumulación de emociones negativas capaces de generar patologías físicas. Tendrás una vida más saludable, satisfactoria, te sentirás con mayor vitalidad y, por ende, más feliz.