Meditación trascendental: apta para toda persona

La meditación es una práctica que aporta cantidad de beneficios a la persona que la practica y visto el ritmo de vida que se lleva en estos días es cada vez más común encontrar personas que acuden a la meditación para conseguir encontrar el equilibrio.  

La población se ha olvidado y no dispone de tiempo suficiente para conectar con su yo interior, algo que provoca un desequilibrio profundo entre cuerpo y mente, y como remedio para ello encontramos la meditación.

Es cierto que el campo que abarca la meditación es muy amplio y son muchos los tipos de meditación por los que puede optar cada persona, siendo primordial elegir la práctica de un tipo de meditación acorde con su situación personal y en la que se encuentre más cómodo. 

El presente artículo se centra en como hacer meditacion trascendental, desvelando sus orígenes y demás detalles de interés.

Concepto de meditación trascendental

Sus orígenes se remontan a hace más de 3500 años, es un tipo de meditación que se produjo en la India y es Maharishi Mahesh Yogi. Según relatos de Maharishi, mientras se encontraba en un retiro de silencio en el Himalaya, esta técnica llegó a él sin previo aviso.

La práctica de la meditación trascendental se basa en el yoga y haciéndose mundialmente conocida a raíz de que conocidas figuras de la música y el cine se convirtieran en discípulos de esta técnica.

Lo mejor es que la meditación trascendental es una actividad que se puede llevar a cabo fácilmente, sin prácticamente esfuerzo y el resultado es muy poderoso. De hecho, es considerada una de las técnicas más sencillas en meditación y la que cuenta con más eficacia a pesar de ello.

Esta meditación trascendental consiste en permitir que los pensamientos vayan fluyendo en la mente, sin prestarles importancia y dejar que se diluyan de la misma forma en la que llegaron. Lo que se consigue es que el cuerpo entre en una relajación en la que se tiene consciencia a través de la mente. 

Para conseguir el éxito en este tipo de meditación, es primordial que la mente sea capaz de ir más allá del pensamiento, buscando ese espacio que toda persona tiene en su interior en el que se da con el silencio profundo y la creatividad.

Antes de comenzar a meditar 

La meditación trascendental puede realizarse hasta un par de veces al día, ocupando cada sesión unos 15 minutos. Pero antes de empezar con su primera sesión es preciso tener en cuenta una serie de aspectos.

Para poder llegar al punto álgido de la meditación el usuario ha de encontrarse en un sitio tranquilo en el que no pueda ser molestado y en el que se evite estar expuestos a luces muy estridentes o fuertes, esto no ayudará a la concentración.

Por otro lado, el practicante ha de encontrar una postura en la que se encuentre cómodo durante la meditación, estando siempre con la espalda recta, y cerrar los ojos, lo que le permitirá llevar una respiración profunda y suave a la vez que rítmica, como podría ser la postura de loto. 

En último lugar, la ropa que se use para la meditación ha de ser también cómoda, con la que no sienta ningún tipo de presión en su cuerpo y se sienta libre.

Durante la meditación

Una vez la persona se encuentra cómoda en la posición que desee, con los ojos cerrados y en un lugar tranquilo, se comienza con la respiración, inspirando profunda y lentamente por la nariz. A continuación, hay que respirar despacio y de forma suave, tras repetir varias veces se sentirá que el cuerpo se va relajando poco a poco.

La repetición de un mantra durante la respiración que conseguirá que la mente quede suspendida y evitando caer en pensamientos, prolongandose la meditación a unos 20 minutos.

Por último, tras la meditación la persona se siente más relajada, con una sensación única de plenitud y de paz que se quedará en su interior y que se prolongará a todos los aspectos de la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.