Mamparas, ¿por qué escoger las de acero inoxidable para tu baño?

Las mamparas son un excelente artículo que le dará a nuestro baño la decoración que merece, así como la resistencia y durabilidad que buscamos en una renovación. ¿Quieres saber por qué son la mejor opción para tu baño? ¡Sigue leyendo este artículo para enterarte!

Acero inoxidable, la mejor elección

Las mamparas de acero inoxidable son una opción que debes considerar si estás decorando tu baño y quieres darle un estilo elegante, y que además, sea muy resistente. Esta clase de mamparas destaca por encima de las de aluminio debido a la gran calidad que tienen.

Su principal ventaja es que, aunque las de aluminio anodizado estén fabricadas para resistir la presencia de la humedad, las de acero inoxidable cuentan con una mayor resistencia a la corrosión, por lo tanto, tendrán más durabilidad en comparación con las otras. La compra de esta mampara garantizará que dure por mucho tiempo. 

Además, no solo la perfilería está fabricada de acero, sino también los rodamientos, por lo que la duración de la mampara será por mucho más tiempo. Su acabado en acero inoxidable las convierte en un producto caro pero con gran calidad.

Por otra parte, está el toque decorativo que le dan a tu baño, y es que no solo son productos funcionales, sino que su diseño ofrece una estética elegante ideal para decorar los baños.

En los baños, el uso del cristal permite destacar, y dar un aire sofisticado y bello a este espacio. Los elementos fabricados con este acero permiten, además, un acabado de mayor perfección, lo que le dará a tu baño una clara distinción.

Por otra parte, las mamparas tienen una gran resistencia, además de durabilidad, esto es gracias a su fabricación, la cual mezcla hierro y carbono, consiguiendo así, alinear el acero. Después, se mezcla con cromo, para que se convierta en acero inoxidable. 

Dado que es un material por encima de los otros, el que mayor resistencia tiene en cuanto a las mamparas de baño, tiene más capacidad para soportar pesos grandes, razón por la que se suele utilizar para enmarcar cristales templados de seguridad que tienen un grosor muy alto.

Por lo tanto, con las mamparas obtendrás varias ventajas que te permitirán tener un espacio con una decoración elegante, un producto de gran resistencia y que tienen una durabilidad excelente.

tipos de mamparas existen

¿Qué tipos de mamparas existen?

En el mercado actual es posible conseguir una gran variedad de mamparas, ya sea para ducha o bañeras, en tiendas como SoloMamparas, donde encontrarás una extensa colección de mamparas entre las que seleccionar para colocar en tu baño y darle ese estilo especial que te defina.

Las mamparas pueden diferenciarse de acuerdo a su tipo de apertura, siendo éste un aspecto que se debe tener muy en cuenta, ya que afecta a la comodidad dentro de nuestro baño.

Las mamparas correderas son un tipo que pueden adaptarse a todos los platos de ducha del mercado. Su funcionamiento es bastante sencillo, ya que las puertas se abrirán y cerrarán guiándose por medio de guías con rodamientos.

Por otro lado están las plegables, una opción que te puede ayudar en un momento de apuro si no cuentas con mucho espacio dentro del baño. La puerta se pliega permitiendo que se cree un espacio para acceder, sin embargo, el pliegue lo realiza hacia el interior de la ducha. Son las mejores para baños que sean pequeños.

De igual manera están las abatibles, las cuales son las más recomendadas para baños donde entren personas con discapacidad, ya que permiten un espacio para acceder muy amplio. Sin embargo, se debe considerar que para la instalación de éstas, se precisará de un espacio libre mayor en su entorno.

Por último están las de panel fijo, orientadas a platos de duchas o duchas de obra. Como su nombre indica, es un panel fijo que indica la entrada a la ducha pero no permite que se cierre completamente.

Las mamparas son el complemento perfecto para darle a tu baño elegancia y belleza, además, al estar fabricadas en acero inoxidable, te asegurarás que su diseño dure por mucho más tiempo, gracias a su durabilidad y resistencia.