¿Funciona la publicidad en internet?

Sí, hubo un tiempo en que estar en internet era solo por gusto. 

Empresas grandes, con dinero y mucha relevancia en el mercado tenían su propio dominio, web y poca cosa más.

No hace mucho de esto. Tal vez menos de 20 años…

Hoy, por múltiples causas, no solo la pandemia, todos los mercados se han mudado al online.

Y la razón es una: es donde están los clientes. Todos los clientes.

Negar esta evidencia le ha salido caro a más de un empresario empeñado en seguir siendo un Gepetto encerrado en su taller.

Un negacionismo que choca con las cifras: más del 90,7 de la población usa internet a diario para informarse, comunicarse o comprar. 

La razón por la que la publicidad en internet funciona es una: el mercado está en el ámbito digital. Motivo por el que la publicidad en internet ya ha desbancado a la tradicional en uso y efectividad.

Pero, ¿cómo puede un negocio saber cuál es la publicidad digital que necesita?

No es fácil.

Por ejemplo, los negocios de moda o ropa pueden encontrar mucha conversión en redes sociales como Instagram o Tik Tok, ¿pero son herramientas infalibles?

La respuesta es no.

Muchos empresarios creen erróneamente que deberían estar en todas partes y en todo momento: Google Ads, redes sociales, remarketing

Y esto solo implica más tiempo de trabajo y más dinero que invertir.

Para evitar perder miles de euros en las plataformas equivocadas se ha de recurrir a una agencia de publicidad en internet.

Son empresas expertas en las diferentes plataformas publicitarias que gestionan tu inversión en tres sentidos:

  1. Segmentación para en alcanzar a tu público objetivo.
  2. Escritura persuasiva o copywriting para guiar a los usuarios a la acción: comprar, dejar datos, acceder a la web.
  3. Análisis y mejora.

¿Qué empresas garantizan mejores resultados?

Aquellas que, además de conocer las plataformas y herramientas de publicidad, también prestan servicios de marketing online.

¿Por qué?

Porque de este modo se accede a un conocimiento de 360º que te va a permitir rentabilizar al máximo las campañas de publicidad con estrategias derivadas del marketing digital.

¿Qué se consigue con esto después de todo?

Enfocar.

Mejorar.

Rentabilizar.

Mayor efectividad en los canales más adecuados y con la segmentación precisa.En definitiva, lo que No se consigue es perder el tiempo y, sobre todo, el dinero.