Fatiga en las piernas y medias de compresión: lo que no sabes

Para los deportistas de alto rendimiento, las medias especiales de compresión son un elemento indispensable dentro de las rutinas de entrenamiento. Sin embargo, muchas personas desconocen los beneficios que tienen las medias de compresión en la vida cotidiana. En las siguientes líneas te contamos un poco más sobre sus beneficios para la salud de las piernas, quienes deberían utilizarlas y cómo elegir el par correcto.

¿Qué son las medias de compresión y quién debería usarlas?

Son un tipo de calcetín especialmente diseñado para combatir el desarrollo de enfermedades venosas en las extremidades inferiores y también para prevenir la aparición de edemas, flebitis, trombosis y para aliviar la fatiga en las piernas que suelen experimentar las mujeres embarazadas en su último trimestre de gestación, siendo uno de los productos para embarazadas más populares.

¿Cuándo son recomendadas las medias de compresión?

En general, son recomendadas para cualquier persona que sufra fatiga en las extremidades inferiores a causa de pasar largas jornadas de pie o caminando, aquellos que por condiciones específicas de salud generan retención de líquidos, para mujeres embarazadas, y también para personas que padecen síndrome vasovagal ó disautonomía, vasculitis, várices y un largo etcétera.

¿Cómo funcionan?

Se utilizan medias de compresión para estimular la circulación sanguínea, cuyo proceso natural suele dificultarse en determinadas ocasiones, por ejemplo, cuando una persona pasa muchas horas de pié o sentado. Funcionan ejerciendo un determinado nivel de presión, apretando suavemente las piernas de modo que la sangre pueda circular con mayor facilidad.

Niveles de compresión

Al dirigirnos a una tienda con la intención de adquirir este producto, nos encontraremos con diferentes niveles de compresión. Es importante conocer cuáles son los diferentes valores disponibles para poder realizar la compra más adecuada a nuestras necesidades. El nivel de compresión se mide con las siglas mmHg, que significa milímetros de Mercurio.

Fatiga en las piernas

Los diferentes niveles de compresión responderán a las necesidades particulares de cada persona. Es importante que se cuente con las recomendaciones de un especialista para adquirir el par correcto, adecuado para la afección que deseamos tratar. Así, nos encontramos que para unas piernas cansadas es suficiente un nivel de compresión 8-15 mmHg.

Para las fatigas más intensas, várices y mujeres embarazadas el par adecuado sería uno con nivel de compresión 20-30 mmHg. El manejo de edemas, antecedentes de flebitis y otras circunstancias requieren de compresión de grado médico, es decir, de entre 30-40 mmhg. Las personas con Síndrome Post Trombótico Severo recibirán por orden médica para una compresión de 50-60 mmHg.

¿Cuándo y cómo utilizar medias de compresión?

Las medias de compresión han de utilizarse a lo largo del día. Las instrucciones de uso y otras recomendaciones específicas deberán ser entregadas por el médico tratante. En general, las medias de compresión se utilizan desde la mañana al salir de la cama, cuando las piernas se encuentran en el punto de menor inflamación.

En general, la persona experimentará una ligera presión alrededor de los tobillos que disminuye hacia la parte superior de las piernas.