Aceites esenciales puros y sus beneficios

A lo largo de la historia de la humanidad, los aceites esenciales han sido protagonistas de los usos más interesantes, desde fines cosméticos, religiosos hasta medicinales. Fue Hipócrates uno de los primeros médicos que dejó amplias evidencias del uso médico de los aceites esenciales y los distintos beneficios que los mismos tienen sobre el organismo humano.

Los aceites esenciales se diferencian de los aceites vegetales por ser mucho más concentrados, pero carecer de textura aceitosa. Estos pueden consumirse en muy pequeñas cantidades para que el organismo pueda recibir sus beneficios desde el interior. Por supuesto, el sentido común y la supervisión médica son importantes, pues consumirlos en gran cantidad puede resultar tóxico.

Aquí te contamos un poco más sobre los aceites esenciales puros, sus beneficios y algunos usos que se dan a los principales aceites disponibles. Con esta información podremos aprovechar las maravillas ofrecidas por este producto para mejorar nuestra salud y estado de ánimo.

¿Qué es un aceite esencial?

Se trata de una sustancia que es extraída de plantas y que concentra las propiedades medicinales de las mismas gracias a su proceso de fabricación. Estos aceites se pueden utilizar tanto por su aroma como por los beneficios que ofrecen al organismo humano, tanto a nivel exterior como interior. Cada aceite ofrece propiedades particulares y diferentes beneficios que conoceremos a continuación.

Beneficios y propiedades de los aceites esenciales puros

Cada uno de los aceites esenciales disponibles tiene características propias, las cuales se asocian a determinadas propiedades medicinales y beneficios para la salud del organismo. Algunos tienen propiedades antiinflamatorias, mientras que otros pueden mejorar la circulación sanguínea e, incluso, servir como regeneradores celulares y antioxidantes.

Propiedades de los aceites esenciales

Entre los principales aceites esenciales disponibles, encontramos: árbol de té, lavanda, cedro, limón, jengibre, romero, sándalo, caléndula, manzanilla, lima, eucalipto, anís, árnica, cardamomo, canela, cilantro, bergamota, mandarina, menta, rosas, vetiver, salvia, laurel, lima, pachuli, citronela, jazmín y mucho más.

Algunas de las propiedades de los aceites esenciales más conocidos y populares son las siguientes:

  • Lavanda. Calmante, anti estrés, favorece el descanso y estimula el sueño, disminuye dolores de cabeza, jaquecas y tensión ocular ocasionada por el exceso de estrés.
  • Limón. Efecto cicatrizante y reparador de los tejidos, ideal para renovar la piel, disminuye manchas y tratar diferentes problemas cutáneos como verrugas y acné. Además, es un aromatizador delicioso con capacidad fungicida, por lo cual es bastante popular para la limpieza del hogar.
  • Romero. Estimula el crecimiento del cabello, alivia dolores de espalda, mejora la circulación sanguínea, reduce la fatiga mental y ofrece un efecto energizante.
  • Sándalo. Relaja los músculos después de un día agotador, fortalece el cabello quebradizo, suaviza la piel y por su potente aroma es usual dentro de la aromaterapia.
  • Manzanilla. Es calmante y antiinflamatorio, por lo cual es posible utilizarlo directamente sobre los músculos a través de un masaje y conseguir alivio inmediato de dolores. Su efecto calmante ayuda a conciliar el sueño, especialmente al inhalar su aroma a través de difusores.