Dieta Scardale

Dieta Scardale: ¡Pierde 8 kilos o más en catorce días!

El estilo de vida actual se caracteriza por una combinación de factores entre los que están el estrés, la agitación diaria, el sedentarismo, la mala alimentación y el descuido del cuerpo y la salud, lo que ha fomentado el aumento de peso de la población.

En varias naciones del mundo el sobrepeso ya está siendo tratado como una epidemia y como un problema de salud pública debido a las graves consecuencias que conlleva para la salud y, evidentemente, para la vida productiva de las personas y del país.

Para nadie es un secreto que el sobrepeso es responsable de enfermedades coronarias, del hígado y de la vesícula, cáncer, diabetes tipo 2,  hipertensión, dislipidemia, accidentes cerebrovasculares, apnea de sueño y problemas respiratorios, entre otros.

Afortunadamente, existe preocupación por mantener a raya el sobrepeso por parte de médicos especialistas, dietistas y nutricionistas que en mayor o menor medida han contribuido a mejorar la alimentación sobre la base de la investigación en cuanto a la combinación de alimentos, a destacar los beneficios de las comidas que históricamente han sido favorables para el organismo, a recomendar la disminución de las que perjudican de acuerdo con la cantidad de consumo y a las que definitivamente se deben eliminar de cualquier plato por sus consecuencias nefastas para el organismo.

Una de las dietas diseñadas para el actual estilo de vida y que ha sido probada, incluso por gente famosa, es la dieta Scardale, la cual fue creada por el cardiólogo estadounidense Herman Tarnower, hace aproximadamente 40 años.

En qué consiste la dieta Scardale

La dieta Scardale está en el grupo de dietas denominadas disociadas, cuya idea básica es evitar comer los tres grupos principales de alimentos al mismo tiempo. Cuentan con varias características entre las que están, la disminución considerable del consumo de carbohidratos y alcohol, la eliminación total del consumo de azúcar refinado y postres y el aumento del consumo de proteínas, verduras y lácteos descremados.

En que consiste la dieta Scardale

Se trata de confeccionar menús hiperproteicos para que las personas no sientan que están en un régimen estricto y cuyas combinaciones son 31% de carbohidratos, 44% de proteínas y 22% de grasas, de tal manera que entre comidas no haya ansiedad ni se llegue a las comidas principales con hambre exagerada.

En esta dieta se consume un máximo de 1.000 calorías cada día, lo que garantiza una pérdida de peso inmediata, de casi un kilo por día, y que al pasar las semanas, las personas que la siguen, sin perder un solo día, sienten mejoras, superan las afecciones y bajan considerablemente de peso.

El origen de la dieta Scardale

El trabajo y las pruebas que realizó el doctor Tarnower en personas con sobrepeso durante 14 días, hizo que constatara la eficacia de la dieta, considerando que la combinación desigual de alimentos no sería favorable por más tiempo, así que, una vez hechas las pruebas se diseñaron los menús que conforman el método conocido hoy en día como la dieta Scardale, y consiste en que la combinación de los alimentos que consumimos sean las responsables de activar el proceso metabólico natural en el que se queman grasas inducido por el déficit de carbohidratos que está entrando al organismo.

Origen de la dieta Scardale

De acuerdo con este plan, al tener pocas fuentes de consumo de grasa, el cuerpo consume la que tiene almacenada. Cuando se logra tener el peso ideal, es necesario continuar con la segunda fase que sería el plan de mantenimiento a fin de evitar el llamado efecto rebote que puede ocasionar retomar el peso perdido o incluso más.

¿Cómo se hace la dieta Scardale básica?

La dieta Scardale consta de dos fases: la primera es un plan que dura dos semanas y que tiene como finalidad bajar de peso; la segunda es un plan de mantenimiento, con el cual se evita retomar el peso que se ha perdido, logrando mantenerse saludable y en forma mediante el cambio de hábitos en la alimentación.

Como se hace la dieta Scardale

Reglas básicas de la dieta Scardale

Las reglas básicas de la Dieta Scardale son sencillas y consisten en comer tal cual lo indicado.

  • No debe ingerirse otros elementos fuera de las horas de comida, con la excepción de aquellos que indique el especialista.
  • No debes consumir bebidas alcohólicas de ningún tipo, solo podrás tomar café, té, refrescos dietéticos y mucha agua (los ocho vasos recomendados).
  • No podrás consumir azúcar ni miel, se puede endulzar con estevia o edulcorante.
  • El dressing de las ensaladas solo debe ser vinagre o limón.
  • Las carnes rojas no deben contener nada de grasa y deben ser preparadas a la plancha (nada de frituras).
  • El consumo de pollo y de pavo debe ser sin piel, cocinadas al vapor o a la plancha.

La recomendación es hacer tres comidas al día, salvo que aparezcan momentos de ansiedad, entonces se podrán consumir los bastones de zanahoria o apio, gelatina sin azúcar, frutas o infusiones de hierbas sin azúcar. Además debes evitar exigirte al ejercitarte pues en esta etapa el aporte calórico es bajo.

Primera fase o fase de shock: cambio metabólico en 14 días

La primera fase de la dieta Scardale contempla 14 días, se caracteriza por tener muchas restricciones, ya que el consumo diario de calorías es de solo 1.000 (bajo aporte calórico) y son muchos los alimentos que no están presentes en el menú, de allí la importancia de no realizar ejercicio físico o hacerlo de manera moderada, sin mucha intensidad.

Primera fase dieta Scardale

En la primera etapa de 14 días, no puede haber sustitución de alimentos ni agregar alguno.

El menú semanal de la dieta Scardale

Para obtener los resultados deseados es necesario no alterar la dieta durante ninguno de los 14 días, y comenzar un lunes, para tener un buen registro del consumo diario de calorías:

Lunes
  1. Desayuno: una pieza de fruta, especialmente cítricos como naranja o pomelo. Una rebanada de pan integral- proteico, elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Fiambres magros como pollo, pavo y jamón acompañados con tomates asados. De bebida té o café sin azúcar.
  3. Cena: Pescado, ensalada verde. Puedes consumir una rebanada de pan proteico y una pieza de fruta.
Martes
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Una ensalada de frutas. De bebida té o café, sin leche ni azúcar.
  3. Cena: Carne magra a la plancha acompañada con vegetales en abundancia como lechuga, tomate o pepino.
Miércoles
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Atún o salmón a la plancha. Puedes completar con una pieza de fruta y de bebida té o café, sin leche ni azúcar.
  3. Cena: Pollo asado sin piel acompañado con espinacas en abundancia.
Jueves
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Dos huevos, calabacín, requesón bajo en grasa puedes acompañar con una rebanada de pan proteico tostado. De bebida té o café sin leche ni azúcar.
  3. Cena: Cordero con ensalada de lechuga, tomate, pepino y apio.
Viernes
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Surtido de quesos mezclados con espinacas más una tostada de pan. De bebida té o café sin azúcar.
  3. Cena: Pescado o marisco, ensalada verde, una rebanada de pan tostado.
Sábado
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Una ensalada de frutas. De bebida té o café, sin leche ni azúcar.
  3. Cena: Pavo asado sin piel acompañado de ensalada de tomates y lechuga,. Puedes completar con una pieza de fruta.
Domingo
  1. Desayuno: una pieza de fruta. Una rebanada de pan integral- proteico,  elaborado con nueces o granos saludables. Una taza de té o café sin azúcar ni leche.
  2. Almuerzo: Pollo o pavo, acompañado de tomates asados. De bebida té o café sin leche ni azúcar.
  3. Cena: Carne a la parrilla con ensalada de lechuga, pepino, tomate, y apio.

Segunda fase o fase de mantenimiento

La segunda fase de la dieta Scardale, que puede hacerse durante dos semanas, ha sido pensada para evitar ganar los kilos perdidos al tiempo que puedes ir incluyendo otros alimentos. Igualmente debes evitar las frituras, así como las salsas, guisos y aderezos que contengan grasas.

Segunda fase dieta Scardale

Esta etapa difiere de la primera fase en varios aspectos. Durante el tiempo que dura se deben hacer seis comidas al día a fin de evitar que desistas de la dieta a causa del hambre, cubriendo las exigencias nutricionales, sin excederte, y generando cambios integrales que te permitan  cambiar tus hábitos alimenticios.

Si se desea, una vez concluida la fase de mantenimiento, se puede volver a la primera fase en caso de que se considere necesario bajar más kilos.

Menú semanal

Un ejemplo de menú semanal para la fase de mantenimiento de la dieta Scardale puede ser:

Lunes
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Un yogur natural.
  3. Almuerzo: Ensalada con 100 gramos de espárragos,  100 gramos de jamón cocido, un huevo cocido, medio tomate picado. De bebida una taza de té verde sin azúcar.
  4. Media tarde: Una porción de gelatina.
  5. Merienda: Leche descremada con infusión de hierbas, sin azúcar, y una manzana.
  6. Cena: Atún natural con ensalada de lechuga, tomate y cebolla, acompaña con una rebanada de pan integral, y de bebida una taza de té verde con edulcorante.
Martes
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Jamón cocido y queso con una tostada de pan integral.
  3. Almuerzo: Pollo o pavo sin piel, a la plancha, con verduras hervidas. De bebida una taza de té.
  4. Media tarde: Un yogur natural.
  5. Merienda: Una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  6. Cena: Tres huevos rellenos con atún natural acompañados con ensalada de lechuga, tomate y cebolla y de bebida una taza de té con edulcorante.
Miércoles
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Una pieza de fruta.
  3. Almuerzo: Pescado a la plancha, ensalada de lechuga, tomate y cebolla.
  4. Media tarde: yogur natural.
  5. Merienda: una porción de gelatina con frutas.
  6. Cena: Fiambres variados, una tostada de pan integral. De bebida una taza de té verde.
Jueves
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Una manzana.
  3. Almuerzo: 200 gramos de pechuga de pollo a la plancha acompañado con champiñones con calabacín cocidos. De bebida una taza de té con edulcorante.
  4. Media tarde: Un yogur natural.
  5. Merienda: ensalada de frutas.
  6. Cena: Una porción de pizza con vegetales, una taza de té verde con edulcorante.
Viernes
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Un yogur natural.
  3. Almuerzo: carne magra picada con ajo y perejil acompañada con ensalada de tomate, lechuga, cebolla y una tostada de pan integral.
  4. Media tarde: Una pieza de fruta.
  5. Merienda: una gelatina con frutas.
  6. Cena: Verduras hervidas y un huevo cocido. De bebida té verde con edulcorante.
Sábado
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Una pieza de fruta.
  3. Almuerzo: Milanesa con queso bajo en grasa, calabaza hervida y ensalada de tomate y cebolla.
  4. Media tarde: Un yogur natural.
  5. Merienda: Una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  6. Cena: filete de ternera con pimientos morrones, queso y orégano, cocidos en el horno, acompañados con una porción de ensalada verde.
Domingo
  1. Desayuno: Una rebanada de pan integral-proteico, una fruta preferiblemente  cítrica. De bebida una taza de té con leche descremada y edulcorante.
  2. Media mañana: Dos rodajas de jamón y queso dietético.
  3. Almuerzo: Pollo sin piel a la parrilla, una porción de ensalada, una tostada de pan integral, una taza de té verde con edulcorante.
  4. Media tarde: Un yogur natural.
  5. Merienda: una gelatina con frutas.
  6. Cena: Una ensalada de tomate, lechuga, huevo cocido y limón.

Variaciones sobre la dieta Scardale básica

Existen variaciones de esta dieta, como por ejemplo, la dieta Scardale para diabéticos, la cual debe estar bajo vigilancia médica. Al ser baja en carbohidratos, la pérdida de peso es sustancial y mantiene bajos los niveles de glucosa, sustancia responsable de los principales problemas producidos por la diabetes.

Hay que recordar que esta dieta fue diseñada para lograr bajar de peso en poco tiempo, y no para atender el exceso de peso en pacientes diabéticos.

En el caso de la dieta Sacrdale para deportistas, no es recomendable, debido al bajo consumo de carbohidratos. Es posible que un deportista realice la dieta Scardale, pero se recomienda que mientras la haga suspenda la práctica deportiva.

Variaciones dieta Scardale

Hay que recordar que esta dieta fue ideada para personas inactivas, sedentarias, que requieran perder peso en un período corto.

Esta dieta puede ser practicada por vegetarianos o veganos, pero tiene el inconveniente de que la sustitución de proteínas proveniente de animales por las de origen vegetal debe variar en cantidad, para proporcionar al organismo los nutrientes y aminoácidos necesarios para su funcionamiento regular.

Si bien es cierto que con la dieta Scardale se pierde peso rápidamente, también es verdad que el organismo puede estar debilitado por la falta de carbohidratos, con lo cual se debe prestar especial atención en el caso de que la practiquen los vegetarianos.

Otro aspecto que se debe considerar en la dieta Scardale para vegetarianos es que se puede perder tono muscular, por lo que se recomienda combinar la dieta con ejercicios suaves para tonificar brazos y piernas.

Beneficios de la dieta Scardale

Algunos beneficios de la dieta Scardale son:

  • El paciente no pasa hambre por cuanto el plan de alimentación cubre las necesidades diarias del organismo.
  • Se adelgaza en poco tiempo (14 días) y se puede hacer una fase de mantenimiento y evitar el efecto rebote.
  • El tipo de alimentos permitidos son saludables y ayudan a desintoxicar el organismo y a superar problemas de salud.
  • La cantidad de alimentos no tiene límites, así que no se requiere controlar las calorías y el peso de las porciones.

Precauciones de la dieta Scardale

El bajo consumo de carbohidratos y lácteos que contiene esta dieta puede llevar a la disminución de calcio en los huesos, mientras que el alto consumo de proteínas pudiera conducir a un aumento del ácido úrico, de allí que el tiempo de su práctica sea limitado.

Esta dieta no está recomendada para deportistas, ni para personas cuyas profesiones u oficios requieran el desarrollo de actividades estresantes y con exigencia física.

Beneficios de la dieta Scardale

Riesgos de la dieta Scardale

Algunos riesgos de la dieta Scardale es la pérdida de masa muscular y flacidez, debido a lo súbito de la pérdida de peso en la primera fase, producido por el bajo aporte calórico diario que supone; la posibilidad del efecto rebote, pues la dieta restringe el consumo de muchos alimentos que forman parte del consumo diario de la mayoría de la gente (dulces, lácteos, postres, pastas, arroz, etc.), volver a los hábitos anteriores debido a la frustración por la restricción de alimentos.

Conclusión

La dieta Scardale, a pesar de haber sido exitosa y dado resultados visibles a un numerosos grupo de pacientes, es necesario que se practique bajo vigilancia médica y luego de haberse hecho un chequeo de las condiciones del organismo, debido a que representa un cambio drástico en los hábitos alimenticios.

Esta dieta no se puede mezclar con actividad deportiva extrema, ni puede ser practicada por deportistas o mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni tampoco por jóvenes en pleno desarrollo y crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.