Dieta de Okinawa: la alimentación japonesa para vivir más y mejor

La isla de Okinawa es famosa por su concentración de mujeres y hombres centenarios. Además de envejecer, la población de la isla japonesa lo hace bien sin los problemas de salud más comunes en Occidente. Tenemos mucho que aprender de la dieta de Okinawa y su filosofía de vida. Vamos a conocer algunas reglas a seguir si deseas tonificar tu silueta y adoptar una apariencia más juvenil.

Elije una dieta vegetariana

A diferencia de la mayoría de los occidentales que basan su alimentación productos de origen animal, los okinawaines consumen muy poca carne y productos lácteos. Se benefician de las proteínas vegetales con baja densidad calórica, como la soja y sus derivados (tofu, leche de soja), pero también pescado (aproximadamente tres veces por semana), con alto contenido de omega 3.

La Organización Mundial de la Salud ha revelado lo que se llama la “paradoja del calcio”. Los escandinavos, estadounidenses y finlandeses son los mayores consumidores de leche, y por ende, también son las personas más afectadas por la osteoporosis. Por el contrario, en Japón, donde hay muy poca o ninguna leche, queso y yogur, la osteoporosis es casi inexistente.

Benficios de la Dieta de Okinawa

Cámbiate a los cereales sin gluten

Si el pan es tan apreciado por los españoles, es reemplazado por el arroz en la dieta de Okinawa, que contiene muy poco o nada de gluten. Ya no es un secreto hoy en día, que el gluten puede ser responsable de la inflamación en el organismo causando muchas enfermedades como la osteoartritis, las enfermedades del corazón, la obesidad y las enfermedades autoinmunes.

Además, muchos investigadores están de acuerdo en que el gluten acelerará el envejecimiento de la piel, y que la reducción de la ingesta de trigo ayudará a regenerar la piel rápido y mejor. Sin embargo, elije mejor el arroz completo que el arroz blanco refinado.

Destierra por completo el azúcar refinado

La dieta de Okinawa también es muy baja en azúcar y en postres. Los habitantes de Okinawa consumen en promedio tres veces menos azúcar que los occidentales. De hecho, una dieta rica en azúcar blanco, acelera el envejecimiento celular.

Dieta Japonesa

Aunque los genes también son importantes, las mujeres de Okinawa, y las japonesas en general, también son admiradas por su piel, que desafía al paso del tiempo y las leyes de la gravedad. Consejo: En lugar de usar azúcar para sus bebidas o postres, reemplácelo por jarabe de agave o azúcar de coco, que tienen un índice glucémico bajo.

Di si a las algas en tus platos

Al igual que las verduras, las algas son una parte integral de la dieta de Okinawa y acompañan cada comida, sopa o ensalada. Entre los más comunes, nori (especialmente utilizado para maki-sushi), kombu y wakame (a menudo se encuentran en las sopas de miso). Las algas tienen grandes cualidades nutricionales.

Con una ingesta de calorías muy baja, contienen sales minerales, oligoelementos y fibras, y son muy ricas en proteínas. Algunas especies incluso tienen más proteínas que los huevos y más calcio que la leche. Consejo: Si no eres un fan de su sabor, trate de suplemento dietético espirulina, esta alga milagrosa que contiene más proteínas 70% y muchas vitaminas y minerales.

Disfruta de los beneficios del té verde

El té verde es objeto de culto en Okinawa donde es la bebida más popular. Su consumo parece jugar un papel importante en la salud y la longevidad de sus habitantes. Apodada como la “bebida de la inmortalidad”, contiene flavonoides, unos poderosos antioxidantes.

Te Verde

Entre sus muchos beneficios, reduce el colesterol, protege el corazón, ayuda a prevenir los accidentes cerebrovasculares y algunos cánceres, como el de piel y pulmones. Es el aliado perfecto para el hígado y es un poderoso antiviral. Finalmente, ayuda a perder peso y mantener la línea. Como puedes ver, ¡tienes todo que ganar reemplazando tu café diario por té verde!

Consume frutas y verduras crudas

Los habitantes de Okinawa consumen al menos siete frutas y verduras por día, preferiblemente crudas, o favorecen la cocción suave para conservar las vitaminas y minerales. La variedad es clave en esta dieta que favorece comidas tan coloridas como sea posible. De hecho, permite diversificar la ingesta de vitaminas y así evitar deficiencias.

Dieta de Okinawa, una Filosofía de vida

Finalmente, no olvidemos que la dieta de Okinawa también es una filosofía de vida y que el placer juega un papel importante. ¡Una alimentación saludable no significa sentirse frustrado! Juega con los alimentos milagrosos de Japón, como las semillas de sésamo y especias como el jengibre y la cúrcuma, que son omnipresentes en la cocina de Okinawa. Tómate el tiempo para disfrutar cada comida, pensando en todos los beneficios que te brinda, y haz que cada comida sea un momento de relajación. Como último consejo: reemplaza tus cubiertos por palillos, te empujará a comer cantidades más pequeñas y más lentamente, y promoverá la sensación de saciedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.