Consejos para elegir un buen colchón con el que garantizar un buen descanso

Si tenéis en cuenta los consejos que os vamos a detallar a continuación, veréis que es mucho más fácil lo que parece elegir un buen colchón que se adapte a vuestras necesidades particulares y os ayude a descansar mucho mejor.

En el mercado tenemos la posibilidad de encontrar colchones baratos y que además cumplan por completo con todas nuestras necesidades, garantizando así un descanso mucho más profundo y placentero, algo esencial si queremos disfrutar de una buena salud, más energía y, en definitiva, una mayor calidad de vida. A continuación vamos a analizar algunos detalles que deberemos tener en cuenta con el objetivo de encontrar un buen colchón que se adapte a nuestras necesidades específicas.

Aprende a elegir el colchón en función de tus características personales

Elegir un buen colchón no es algo que deba hacerse a la brava, ni tampoco nos debemos decantar por aquel que nos recomienda el tío Pepe porque le ha ido muy bien a él, y es que el tipo de colchón más adecuado para cada uno es algo muy personal, de manera que deberemos tener en cuenta nuestras características particulares para conseguir encontrar el colchón que mejor se adapte a nosotros.

Es importante tener en cuenta que a la hora de elegir un buen colchón debemos empezar teniendo en cuenta la postura que utilizamos al dormir, de manera que la idea es optar por colchones algo más duros si dormimos boca arriba, mientras que a la hora de dormir de lado, un colchón duro nos forzaría a dormir con una postura poco natural, de manera que si esta es nuestra postura habitual, entonces es mejor optar por algún poco más blando.

Elegir un buen colchon

El peso también va a influir el equipo de colchón, de manera que cuanto menos pesemos más flexible deberá ser el colchón y viceversa, de la misma forma que si pesamos mucho, lo ideal es un control un poco más rígido puesto que de esta forma reduciremos el esfuerzo al girarlos.

Aquellas personas que sean más calurosas deberán optar en la medida de lo posible por colchones de muelles, ya que están más ventilados y, por lo tanto, también refrescan mucho más, y en el caso de personas frioleras, lo mejor es optar por otros materiales como la viscoelástica, la espuma o el látex.

Y por supuesto no debemos olvidar que también hay otros aspectos que deberemos tener en cuenta a la hora de elegir un colchón que se adapte a nosotros que es por ejemplo la posibilidad de que padezcamos algún tipo de alergia. Si se trata de alergia al polvo o tenemos problemas de asma, lo mejor es optar por la espuma o el látex, pero también hay que tener en cuenta que es posible que seamos alérgicos al látex, lo que significa que entonces será mejor optar por otro compuesto diferente.

La firmeza del colchón, un aspecto a tener muy en cuenta

También es muy importante tener en cuenta la firmeza del colchón, y es que en este sentido hay una falsa creencia acerca de que el mejor colchón es el colchón más rígido, cuando evidentemente y como hemos podido comprobar el apartado anterior, no se va a adaptar a nosotros en numerosos casos.

Básicamente la firmeza del colchón dependerá de su capacidad para mantener nuestra espalda alineada, ya que debemos tener en cuenta que las caderas y hombro van a jugar una parte muy importante en la elección, lo que significa que si el colchón es excesivamente duro, lo que nos encontraremos es con que presionará nuestra cadera en nuestro hombro hacia arriba por lo que se perderán la alineación de la columna, y de igual manera, si el colchón es excesivamente blando, toda la columna se hundirá y formará una curva.

Por ello, además de tener en cuenta los detalles el apartado anterior, también es imprescindible que nos aseguremos de elegir un colchón que se adapte a nuestra columna con la máxima exactitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.