Cómo descongestionar la nariz de forma natural

Las infecciones como resfriados, gripe o sinusitis y las alergias que provocan la congestión, suelen ser el motivo de consulta médica más frecuente durante la época invernal. En este artículo abordaremos causas, tratamientos naturales y consejos de especialistas.

Los mocos y la congestión nasal son una visita indeseada pero frecuente, sobre todo en los meses más fríos del año. Con el paso de los días cambian de color, forma y cantidad, pero siempre resulta una situación molesta que, además, puede ser síntoma de alguna enfermedad que requiera atención médica y medicación.

Afortunadamente, es mucho lo que la ciencia médica ha avanzado en el tratamiento de la congestión. Por ello, hemos investigado la información al respecto en el blog Tu Equilibrio y Bienestar, por tratarse de una fuente confiable de referencia a la hora de encontraras consejos y cuidados para la salud escritos por profesionales sanitarios como médicos y farmacéuticos. Si quieres conocer más acerca de cómo descongestionar la nariz de forma natural u otros consejos de salud y bienestar no dudes en visitar este blog; contiene información muy interesante.

¿Por qué se produce la congestión nasal?

Una de las causas más comunes son las infecciones, ya sea que hablemos de un resfriado, virus respiratorio o gripe. Aunque también podemos hablar de causas más específicas como una sinusitis aguda o crónica, que es la infección de los senos paranasales.

Las alergias o rinitis alérgica y el asma ocupacional, también pueden provocarla. Y, en algunas ocasiones, la congestión nasal responde a un tabique nasal desviado, a pólipos nasales o, incluso a ciertos medicamentos, lo que se conoce como rinitis medicamentosa.

El humo del tabaco, los alimentos picantes y el alcohol también son enemigos de una respiración saludable.

De cualquier manera, determinar la causa de la congestión es el primer paso para aliviarla.

Descongestionar sin medicar también es posible

En algunos casos, existen formar efectivas de descongestionar la nariz de forma natural, ya sea mediante hábitos y acciones que podemos incorporar a nuestra vida cotidiana o con la ayuda de las propiedades de ciertas plantas.

Los especialistas de Tu Equilibrio y Bienestar recomiendan realizar lavados nasales usando soluciones salinas. Este tipo de lavados facilitan la expulsión del exceso de moco y secreciones, mientras que la sal ayuda a eliminar bacterias que pueden estar ocasionando la situación.

como descongestionar la nariz de forma natural

Otra medida que suele funcionar, tanto para su prevención como para el tratamiento, es mantener el ambiente húmedo. “Es conveniente humidificar el aire porque ayuda a hidratar la nariz y las vías respiratorias facilitando la eliminación de las secreciones provocadas por sinusitis. Para este fin se utilizan los humidificadores o recipientes de agua caliente en la habitación”, explica el Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez, uno de los expertos del mencionado blog.

Realizar inhalaciones de vapor para fluidificar las secreciones, así como mantener una hidratación adecuada con el mismo fin, son también formas naturales muy efectivas para tratar la congestión nasal. Una ducha caliente al final del día puede aliviar fuertemente los síntomas. Con respecto a la hidratación, cualquier tipo de líquido ayudará: agua, té, sopa liviana, zumos naturales, etc.

Por último, es importante incorporar el hábito de evitar cambios bruscos de temperatura y, en caso de no haberse podido evitar la aparición de mocos, descansar en una posición en la que las vías respiratorias estén más elevadas que el resto del cuerpo.

Las plantas pueden ser grandes aliadas de la salud respiratoria

Desde siempre, las propiedades de ciertas plantas han contribuido al alivio de malestares y enfermedades. Es importante destacar que los fármacos naturales siempre deben contar con la supervisión médica: el hecho de ser naturales no los vuelve inofensivos y deben consumirse bajo prescripción de un profesional sanitario.

“Actualmente, existen en el mercado algunos descongestionantes naturales. En su composición existen sustancias, como el chitosan vegetal, que fluidifican el moco, presentan un efecto barrera e hidrata la mucosa nasal”, puntualiza el Dr. Carvajal Gómez.

En efecto, existen diversos descongestionantes naturales y protectores de la mucosa nasal. En caso de que la congestión nasal plantee una infección respiratoria, es necesario utilizar expectorantes para superar esa fase de tos productiva, facilitando la expulsión de flemas. Para ello, algunas sustancias naturales como la Hedera helix, tienen propiedades espasmolíticas y mucolíticas.

Hay otras plantas relacionadas con una buena salud respiratoria, como la menta, el orégano, el eucalipto y la raíz de regaliz, entre otras. Cada una de ellas tiene diferentes propiedades y pueden consumirse en forma de infusión o comprimidos, siempre siguiendo las indicaciones médicas y ciñéndose a las dosis indicadas.

Mocos y flemas: Cuándo acudir al médico

El moco actúa como una barrera para contaminantes y agentes patógenos. Pero obviamente, se traducen en un malestar para la persona que los padece, ya que al estar compuesto por un 95% de agua, obstruye las vías respiratorias y resulta incómodo tanto para respirar como para hablar.

El exceso de mocos, llamado flema, puede ubicarse tanto en la zona de la nariz, como la garganta y variar de color y forma. Son esos colores y su persistencia en el tiempo los factores que nos indican cuándo es hora de acudir a un centro de salud.

En efecto, la presencia de moco blanco, amarillo o verde durante más de cinco días, es motivo de consulta médica. Asimismo, si aparecen otros síntomas junto con la congestión nasal como fiebre, tos y dolor en los senos nasales, es importante solicitar una valoración profesional.

Los colores rojo, marrón o negro en mocos y flemas son señal de afecciones más graves, por lo que, en esos casos, la consulta médica debe ser inmediata.En definitiva, más allá de las molestias que ocasiona, la nariz tapada es una protección natural de nuestro organismo. Solo hay que estar atentos a su evolución y no dudar en solicitar apoyo sanitario cuando sea conveniente. Como en todo lo relacionado a nuestra salud, prevenir es curar.