¿Cómo consumir pescado y legumbres de forma segura?

¿Has escuchado hablar sobre el Mercurio o la Lectina? Todos sabemos que el consumo de pescado y legumbres es muy saludable para nuestra salud, pero existen algunas limitaciones que debemos tener en cuenta, todos los detalles en el siguiente artículo.

Para tener en cuenta si comes Pescado

Hace casi cuatro décadas sabemos que el Mercurio puede encontrarse en los alimentos, dado que éste se presenta en el mar como producto de numerosos procesos naturales, como la erosión de los volcanes, sin embargo, en el último tiempo la acción del hombre, la explotación de combustibles fósiles, y minería han aumentado la presencia del mercurio en los alimentos. 

El problema radica cuando se consumen altas cantidades de mercurio en el pescado, ya que se pueden llegar a sufrir perjuicios sobre todo a nivel del sistema nervioso central en desarrollo.

Las especies más grandes, debido a su longevidad y tamaño, acumulan más cantidad de mercurio, un ejemplo de esto es el pez espada o incluso el atún mercurio.

Pero entonces, ¿no es seguro ingerir pescado? La respuesta es: Sí. Claro que lo es, este tiene muchos beneficios. Entre otros, un gran aporte energético y proteico, numerosos nutrientes y vitaminas y ácidos grasos omega-3, sólo hay que seguir algunas recomendaciones.

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, en el caso de mujeres embarazadas y niños menores a 10 años, estos pescados deberían evitarse. El resto de los pescados con un contenido bajo o medio de mercurio, deben limitarse a 3 o 4 raciones semanales, variando entre las especies recomendadas.

Lectina y Legumbres

Las legumbres son una excelente opción para nuestra dieta, ya que tienen numerosos beneficios. Entre ellos, un gran contenido de proteínas y un alimento rico en nutrientes y vitaminas como la A, C, B6 y B12.

Sin embargo, a pesar de estos beneficios, las legumbres crudas tienen un inconveniente: La Lectina. Descubre qué son las lectinas en 200 grados. Este tipo de proteína, está muy presente en las legumbres y puede producir algunos problemas estomacales y vómitos si se consumen crudas o sin cocinar. Para evitar cualquier tipo de intoxicación, la recomendación es la siguiente:

Para destruir la toxina, se deben mantener en remojo las legumbres durante 12 horas, y luego hervirlas por más de 10 minutos

Así que ya sabes, con estas recomendaciones ya puedes disfrutar deliciosos y nutritivos platos como unos garbanzos tostados, sin ningún problema.

La alimentación es uno de los pilares de la salud. Es importante estar informado para no dañar a nuestro organismo, aún creyendo que estamos comiendo sano. La información, ¡es salud!