Cómo aliviar el dolor de una contractura muscular

Los dolores musculares y las contracturas son molestias bastante habituales en la vida diaria. Estas se caracterizan por limitación del movimiento, dolor, rigidez e inflamaciones leves, y suelen producirse a raíz de acciones cotidianas como una posición inadecuada al sentarse, caminar, realizar deporte.

Solucionar el problema causante de la molestia y aliviar el dolor característico de la contractura muscular es importante para que esta no pase a convertirse en una lesión o una dolencia crónica que termine afectando a nuestra calidad de vida. Para aliviar el dolor, podemos utilizar remedios y productos completamente naturales.

En las siguientes líneas te contamos las alternativas disponibles para tratar de forma natural el dolor producido por una contractura muscular.

5 remedios naturales para tratar contracturas musculares

Remedios naturales para tratar contracturas musculares

Árnica

Uno de los tratamientos más sencillos de aplicar y que ofrece alivio inmediato de una gran variedad de dolores es el gel arnica. Este ha sido utilizado en la medicina tradicional desde hace varios siglos, ofreciendo alivio a dolores articulares, contusiones, hematomas, golpes, desgarros, torceduras, lesiones deportivas y más.

De todos los geles basados en árnica que están disponibles en el mercado, uno de los más potentes es el gel sin dolor, el cual incluye una combinación de árnica y aloe vera, ofreciendo la capacidad de reducir casi de forma inmediata los dolores relacionados con lesiones deportivas, cansancio muscular, calambres y más.

Baños con sales aromáticas

Los baños con sales aromáticas, en especial aquellos que involucran agua a diferentes temperaturas, tienen la capacidad de reducir las molestias ocasionadas por las contracturas musculares. Las sales junto a aceites esenciales como lavanda, romero y mejorana se asocian a efectos calmantes, relajantes y propiedades antiinflamatorias.

Vinagre

Para los dolores musculares más ligeros, generalmente producidos por cansancio o tensión muscular, es posible utilizar vinagre, un ingrediente usual en la cocina. Este ayuda a distender las fibras musculares, favoreciendo el descanso, por lo que es utilizado con frecuencia por deportistas.

Magnesio

El magnesio es un compuesto que consumimos habitualmente en nuestra dieta y que interviene en una gran cantidad de procesos metabólicos, entre ellos, la recuperación de las fibras musculares tras esfuerzos intensos. En caso de lesiones o cuando se padece un dolor muscular, consumir una dosis de 200 a 400 mg de magnesio puede acelerar el alivio.

Arcilla

Los cataplasmas de arcilla roja, tanto fría como caliente, suelen ser de gran ayuda para tratar dolencias musculares leves. Tendrás que crear una pasta espesa y libre de grumos, aplicarla sobre la zona afectada y dejar actuar hasta que se seque para luego retirar. Pero hay que evitar utilizar este remedio casero si existe una herida en la zona o cualquier daño sobre la piel.

Por supuesto, lo más importante ante una dolencia que permanece por muchos días es acudir a un especialista que realice las evaluaciones pertinentes. Cualquier dolor crónico que no cede con tratamientos caseros y no invasivos en unos pocos días, debe ser reportado a nuestro médico de cabecera.