¿Cómo afecta al cuerpo humano un complemento alimenticio de origen marino?

Ocasionalmente, nuestro organismo suele sufrir descompensaciones y desajustes relacionados con nuestra rutina diaria, hábitos nutricionales y el frenético ritmo de vida. Estos desajustes suelen traducirse en baja energía, cansancio y otras manifestaciones, algunas de ellas relacionadas con el estrés oxidativo que se produce como consecuencia de la acción de radicales libres.

Para evitar lo anterior y contrarrestar los efectos de los radicales libres se utilizan antioxidantes. Estas son sustancias naturales, disponibles en la naturaleza, pero también artificiales, sintetizadas por la industria farmacéutica en un laboratorio. Cuando no se ingiere la suficiente cantidad de nutrientes a través de la dieta, es posible obtenerlos ingiriendo un complemento alimenticio.

¿Qué es un complemento alimenticio?

Los complementos alimenticios son preparados que aportan vitaminas, minerales y diversos nutrientes que son beneficiosos para la salud del ser humano. Se utilizan cuando la dieta tiene carencias o cuando se practican deportes o cualquier actividad física demandante, así como en casos donde la falta de sueño y el estrés han afectado al organismo. Por supuesto, siempre es recomendable consultar a un especialista antes de consumir cualquier tipo de suplemento alimenticio.

Estos complementos pueden tener origen sintético y también natural. Por ejemplo, existe un suplemento deportivo conocido como PhytoSOD, el cual se elabora 100% a base de microalgas ricas en un componente denominado SOD (superóxido dismutasa) el cual es un potente antioxidante de origen natural, asociado a diferentes beneficios.

Beneficios de PhytoSOD

Las enzimas antioxidantes de este suplemento, junto a otros ingredientes como vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, tienen la capacidad de ejercer un potente efecto antioxidante, capaz de neutralizar los síntomas de estrés oxidativo y prevenir el daño celular que ejercen los radicales libres dispersos en los tejidos.

Entre los beneficios que ofrece este complemento alimenticio natural y de origen marino, encontramos:

Combate el envejecimiento prematuro

El envejecimiento celular guarda relación directa con diferentes enfermedades degenerativas. Estas son producto del desgaste del organismo, ocasionado por la constante exposición a los radicales libres. Por tanto, es preciso reducir los radicales libres circulantes en el organismo, lo cual se puede lograr consumiendo suplementos que nos provean de nutrientes con capacidad antioxidante.

Reduce el estrés oxidativo

La presencia excesiva de elementos no indispensables para la vida dentro de nuestro organismo, como los radicales libres, tiene consecuencias negativas para la salud. La principal de ellas es el estrés oxidativo, pero al consumir este complemento alimenticio de origen marino, es posible reducir la actividad oxidativa de las células, previniendo la muerte celular.

Mejora el rendimiento deportivo y el estado de ánimo

Otro beneficio derivado de esta suplementación es la mejora en el estado de ánimo y la optimización del rendimiento deportivo. Se acelera la recuperación tras los entrenamientos y prepara al organismo para entregar el máximo en cada ocasión.

Previene la celulitis

Problemas cosméticos como la aparición de celulitis, flacidez y arrugas en la piel del rostro, tienen como una de sus causas el estrés oxidativo. En este sentido, hay ensayos clínicos que confirman efectos positivos del superóxido dismutasa para combatir flacidez, reducir celulitis e incluso reducir la aparición de manchas en la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.