Las cirugías de reducción de estómago ya no son intrusivas

Para muchas personas, su peso y apariencia externa es una cuestión de importancia capital. Por múltiples razones, no se sienten a gusto con su apariencia externa, y eso les lleva a probar de todo: dietas milagro que no funcionan, terapias novedosas, rutinas de ejercicio demasiados exigentes que acaban por abandonar…

Además, en algunas ocasiones no se trata meramente de un problema estético. El sobrepeso es también un problema de salud de primer orden. De hecho, la obesidad es un problema sanitario creciente. En la población adulta española (25-60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5%, mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%, según los datos del Ministerio de Sanidad. De esta forma, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. La obesidad es más frecuente en mujeres (17,5%) que en varones (13,2%).

Los datos indican que el exceso de peso en adultos en España aumenta desde que existen registros. En 2016 supuso un sobrecoste directo del 2% del presupuesto sanitario, según el estudio Exceso de peso en España: situación actual y preocupaciones para 2030, publicado en Revista Española de Cardiología.

Cirugías menos invasivas que las tradicionales

Hasta ahora, las soluciones quirúrgicas para tratar el sobrepeso eran altamente intrusivas. Sin embargo, en los últimos años se están desarrollando técnicas novedosas que muestran que se pueden obtener resultados óptimos con técnicas mucho menos invasivas. Los resultados del método Apollo son una muestra.

El método Apollo aplica una cirugía mínimamente invasiva que, mediante endoscopia, consigue reducir la capacidad del estómago gracias a unas pequeñas suturas en sus paredes. A diferencia de otras técnicas como el bypass gástrico, no requiere ingreso hospitalario y es de carácter ambulatorio, de modo que el paciente recibe habitualmente el alta cuando termina la intervención.

Este método utiliza una técnica endoscópica mediante el sistema de sutura Overstich TM, de Apollo Endosurgery. Con este sistema, los especialistas pueden reducir la capacidad del estómago sin realizar cortes ni extirpar partes del mismo.
Los resultados muestran que el paciente puede perder entre 30 y 50 kilos de una forma sencilla y definitiva, sin pasar hambre y mejorando su salud general.

Cómo se ejecuta el Método Apollo

  • En primer lugar, los médicos especialistas en esta técnica deben realizar un estudio exhaustivo para conocer el estado de salud del paciente, si tiene patologías y cuál es su Índice de Masa Corporal. El Método Apollo se aplica a hombres y mujeres con un Índice de Masa Corporal entre 30 y 40.
  • Mediante endoscopia, el cirujano modifica el tamaño y la forma del estómago realizando suturas en puntos estratégicos.
  • La intervención se realiza bajo anestesia general.
  • La duración aproximada de la intervención es de noventa minutos.
  • A partir de las 48 horas, el paciente puede retomar su actividad habitual.
  • Durante 12 meses, recibirá un seguimiento dietético por parte de un nutricionista.

Las suturas realizadas en el estómago permiten que el paciente tenga una rápida sensación de saciedad. De esta forma, no necesitará ingerir tantos alimentos y acabará reduciendo notablemente su peso, lo que supondrá una mejora de su salud, su bienestar y su autoestima.