La importancia de tener un seguro que cubra ginecología

Contratar un seguro médico es una necesidad en cualquier etapa de la vida adulta. No obstante, cuando se está planificando tener un bebé, es importante tener en cuenta que la póliza de seguro seleccionada debe cubrir las revisiones ginecológicas propias del embarazo, el parto y cualquier emergencia relacionada.

Al contratar Adeslas, uno de los seguros con la mayor cobertura sanitaria, es posible despreocuparse de este tema y finalmente concentrarse en el resto de los cuidados que toda mujer embarazada necesita. No contar con cobertura ginecológica implicaría tener que consultar a este especialista de forma privada, lo cual puede alterar considerablemente el presupuesto.

¿Cuál es la importancia de contar con un seguro que cubra ginecología?

Es cierto que muchas mujeres prefieren dejar la ginecología y obstetricia en manos de la salud pública, también es necesario considerar que, en caso de maternidad, no contar con una cobertura para estas especialidades terminaría alterando el presupuesto familiar. Por tanto, es importante considerar las ventajas de tener un seguro que cubra ginecología.

Puedes escoger el especialista que desees

Al contratar un seguro como el ofrecido por Adeslas ginecología, se tiene la posibilidad de acceder a cualquier especialista privado, por lo cual se tiene a disposición una amplia gama de profesionales para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades en cuanto a experiencia, cercanía y calidad de los servicios ofrecidos por el establecimiento de salud.

Siempre acudir al mismo especialista

Todo el proceso de embarazo y el seguimiento correspondiente será llevado a cabo por un mismo especialista, el cual estará familiarizado con tu historia clínica y con el que podrás establecer una relación cercana que te permita sentirte en confianza a lo largo de las etapas de gestación, algo que no suele ocurrir al tratarse en el sistema de salud pública.

Horarios más convenientes

A diferencia de lo que ocurre con la sanidad pública, donde tienes que adaptarte a los horarios disponibles del especialista, con un seguro que cubra ginecología podrás pautar las citas en el horario que te resulte más conveniente, de acuerdo a tu horario de trabajo y cualquier otra ocupación.

Evitarás las listas de espera

Con un seguro médico que cubra consultas ginecológicas no tendrás que preocuparte por listas de espera, ya que la atención médica, análisis de sangre, pruebas diagnósticas y cualquier otro procedimiento encargado por el especialista se llevará a cabo de forma inmediata, sin esperas y con la menor cantidad de retrasos posible.

Privacidad

Al contar con un seguro ginecológico, tendrás la seguridad de que el parto se llevará a cabo en una clínica privada y, por consiguiente, estarás en una habitación individual con una cama de acompañante, en la cual podrás recibir visitas sin limitaciones de ningún tipo. De esta forma, se evitan las incomodidades propias del parto en los establecimientos públicos.

En resumen, el seguro con cobertura ginecológica garantiza una atención de calidad, personalizada y que se ajusta a las necesidades del paciente.