Cataratas: causas, síntomas y tratamientos

Las cataratas suelen afectar a las personas de edad avanzada y son la principal causa de ceguera a nivel global.

Se trata de un padecimiento silencioso que se desarrolla de manera progresiva y lenta con el pasar de los años, causando opacidad en el cristalino del ojo hasta nublarlo por completo e impedir la visión.

El tratamiento en una catarata en fase inicial consiste en frenar su evolución por medio de medicamentos, dieta y ejercicios oculares; en casos más avanzados la única solución posible pasa por una intervención quirúrgica en la que se extrae y sustituye el cristalino opaco.

Hoy obtendrás toda la información necesaria para comprender mejor las cataratas, sus causas, consecuencias, síntomas, tratamientos y solución definitiva para este padecimiento.

¿Qué son las cataratas?

Una catarata es la opacidad del cristalino del ojo, razón por la cual se dificulta la visión. En general, y muy a pesar de los cuidados, todas las personas en algún punto de sus vidas padecerán cataratas, ya que es señal de envejecimiento ocular.

Las cataratas se consideran como un problema de salud pública relacionado con la edad, siendo la causa más común de ceguera en personas de tercera edad.

Causas

Al tratarse de envejecimiento ocular, la edad es el principal factor que incide en su aparición. Sin embargo, es posible que se desarrolle por otras causas como golpes, cortes, punciones, quemaduras químicas y cualquier otro factor capaz de lesionar el cristalino del ojo, lo cual se conoce como catarata traumática.

Catarata traumática

Es importante mencionar que existen creencias erróneas sobre la enfermedad. Es falso que esta se desarrolle a causa de forzar la vista, leer en exceso o con poca luz. Lo que sí es correcto, es que algunas profesiones parecen estar vinculadas a una tasa mayor de desarrollo de la enfermedad.

Antecedentes familiares, diabetes, exposición a la radiación, tabaquismo e intervenciones quirúrgicas oculares previas pueden ser otras causas de cataratas.

Síntomas

Disminución de la agudeza visual, interferencias en la visión, opacidades según la ubicación de la catarata, mayor sensibilidad a la luz, visión doble y alteración de la percepción de algunos colores son los síntomas más comunes experimentados por personas que padecen cataratas.

Sin un tratamiento efectivo, este padecimiento deriva en pérdida casi total de la visión, aunque esto ha dejado de ser algo habitual, al menos en países desarrollados.

Tratamiento

Para etapas iniciales, existen diferentes tratamientos que buscan retrasar el proceso de envejecimiento ocular y frenar el desarrollo de cataratas.

Sin embargo, la única solución efectiva es una cirugía, en la cual se extrae el cristalino y se reemplaza con un lente intraocular que puede además realizar correcciones adicionales para problemas de miopía, presbicia, astigmatismo y vista cansada.

En el siguiente enlace puedes conocer en detalle todo sobre una operación de cataratas, la etapa pre-operatoria y los cuidados correspondientes a una vez que el cristalino ha sido reemplazado por un lente intraocular.

La operación es mínimamente invasiva, ambulatoria, de corta duración y, además, las cataratas no volverán a aparecer.