Carne de buey, la gran desconocida

A pesar de ser considerada una de las carnes rojas más exquisitas que se pueden encontrar en el mercado, no tiene la visibilidad que realmente merece. Este gran animal que durante siglos había sido criado para utilizar su fuerza en el trabajo del campo, hoy se encuentra en la carta de los restaurantes más exclusivos.

La carne de buey también posee diferentes propiedades y beneficios que se pueden aprovechar al incluir este alimento, de forma moderada, en nuestra dieta.

La carne de buey como producto gourmet

Lo que normalmente consumimos como carnes rojas de origen vacuno son cortes de carne de vaca madura, algo que se puede identificar fácilmente por los tonos amarillentos de la grasa infiltrada en su carne. De igual forma, el tono de la carne será mucho más pálido que las tonalidades intensas tan características de un corte de carne de buey.

Por su parte, un buen corte de carne de buey se caracteriza por vetas de grasa infiltrada compacta, de color blanquecino bastante similar al nácar. Respecto a la tonalidad de la carne, los músculos del bovino generan cortes de color vivo e intenso y un sabor igualmente intenso, repleto de matices. Al comprar chuletón de buey tendrás que estar alerta ante estos detalles.

Sin duda, una de las cualidades más apreciadas desde el punto de vista gastronómico es la textura que se consigue tras la cocción. La carne de buey tiene como cualidad el ser tierna y bastante jugosa, algo más notorio en las partes menos cocinadas. Todo un conjunto de cualidades bastante singulares que son bien apreciadas por los comensales.

Propiedades y beneficios de la carne de buey

Siendo una carne magra, resulta más compacta y de sabor más intenso que el resto de carnes de origen vacuno. No obstante, sus propiedades no se reducen a características organolépticas, sino que también incluye sus cualidades nutricionales y el aporte que hace a nuestro organismo cuando la disfrutamos en un plato.

  • Posee componentes importantes para el funcionamiento de nuestro organismo. Tal es el caso del Selenio, Hierro, Zinc, vitaminas del grupo B, estas últimas ayudan a regular el buen funcionamiento del sistema cardiovascular mientras que el Zinc tiene la capacidad de estimular el sistema inmune.
  • Ayuda a combatir la anemia. Su contenido de hierro es útil para las personas que padecen anemia y fatiga constante, restableciendo los valores de ciertos nutrientes de la manera más deliciosa posible.
  • Es fuente de Vitamina B12 y otras del grupo B. La vitamina B12 es fundamental para la metabolización de proteínas, la formación de glóbulos rojos, el mantenimiento del sistema nervioso central y la salud de las neuronas.

Por supuesto, todos estos beneficios derivan de su consumo moderado. Este tipo de carne debe formar parte de la dieta en su justa medida compartiendo espacio con otros alimentos como verduras, frutas, legumbres y otros de origen vegetal. Esto garantiza la correcta absorción de los nutrientes y favorecen el proceso digestivo, todo lo necesario para mantener un estilo de vida saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *