7 razones por las que visitar regularmente a tu dentista

Mantener una correcta higiene bucal es fundamental para conseguir una sonrisa bonita. Del mismo modo, la visita regular al dentista te ayudará a mantener las piezas dentales en perfectas condiciones.

Con más de 20.000 millones de bacterias que hacen vida en nuestra cavidad bucal, estamos altamente expuestos al desarrollo de enfermedades de encías y dientes. Sin embargo, estos problemas pueden evitarse con una correcta rutina de aseo diario y la visita eventual al odontólogo.

A continuación, te dejamos siete razones por las cuales debemos visitar regularmente nuestra clínica dental de confianza y poner nuestra dentadura en manos de un profesional realmente cualificado.

#1 – Detectar enfermedades

Existen muchas enfermedades que solo pueden ser detectadas con facilidad durante una visita al dentista, como el cáncer bucal, que usualmente no progresa con rapidez y se convierte en una amenaza seria para la salud en general.

#2 – Conservar las piezas dentales en el mejor estado posible

La segunda razón para acudir al dentista de manera periódica, sería ayudar a conservar en buen estado las piezas dentales y reducir las molestias ocasionadas por enfermedades como las caries. Aún cuando las reparaciones hayan evolucionado hasta llegar a niveles de excelencia altos, siempre será mejor mantener y cuidar la dentadura original.

Razones para ir al dentista

#3 – Remover placa y sarro

Estos dos elementos son nocivos para las piezas dentales y las encías. Incluso cuando se utiliza hilo dental y se tiene una buena técnica de cepillado, hay áreas que no se limpian por completo.

La placa dental no retirada de los dientes, se vuelve sólida volviéndose mucho más difícil de retirar y finalmente se convierte en sarro, el cual erosiona los dientes y acelera la aparición de caries y de la enfermedad periodontal.

Con una visita semestral a nuestro dentista de confianza nos aseguramos de que todo el sarro acumulado sea retirado por medio de ultrasonido, antes de que sea destructivo para los dientes.

#4 – Prevenir enfermedades de las encías

No solo la caries se evita con una visita al dentista, sino también las enfermedades de las encías como la gingivitis, sangrados e inflamaciones que pueden derivar en enfermedad periodontal y pérdida de piezas dentales.

#5 – Determinarás si sigues hábitos poco saludables

Durante una visita al dentista podremos determinar si algunos de nuestros hábitos están teniendo un impacto negativo en la salud de la cavidad bucal. Fumar, comer golosinas en exceso e ingerir bebidas con colorantes son los principales hábitos que causan mal aliento, problemas en las encías, etc.

#6 –  Encuentra problemas no visibles

Cuando se acude al dentista, no solo se inspecciona de manera superficial, sino que puede realizarse un estudio profundo con rayos X y así ver qué sucede en el interior de los dientes y determinar problemas de salud que de otro modo serían invisibles al ojo humano.

#7 – Si estás embarazada, deberías acudir al dentista

El incremento de los niveles de hormonas puede provocar alteraciones en la boca, haciéndola especialmente sensible a las bacterias. Esto puede terminar en gingivitis y problemas bucales en embarazadas.