La elección de un sistema de climatización no es un asunto para tomar a la ligera

Seleccionar un sistema de climatización y refrigeración eficiente pasa por revisar una serie de factores que incidirán directamente en el nivel de confort que proporcionen, así como en los costes y el ahorro energético. Todo dependerá de los requerimientos que se tengan.

Uno de los aspectos más importantes en el momento de ocupar o reformar una vivienda, u otro inmueble de uso constante, es todo lo relacionado con el sistema de climatización y refrigeración. Sencillamente no pueden faltar en los hogares, oficinas e industrias, ya que son fundamentales para mantener la temperatura, y en muchos casos, la humedad;, de esta forma, es posible crear ambientes agradables para sus ocupantes.

Al hablar de sistemas de climatización hay que enfocarse en dos aparatos que son básicos, el aire acondicionado y las calderas de gas. Existen una gran cantidad de marcas y modelos, pero para seleccionar los indicados habrá que tener en cuenta una gran cantidad de factores, por lo que resultará ideal contar con la asesoría de los especialistas para definir el aparato que más se ajuste a las necesidades particulares.

Uso de calderas de gas en auge

Sigue creciendo la demanda en cuanto a la adquisición de calderas de gas en los hogares españoles y esto se debe a las múltiples ventajas de este sistema de calefacción.

Tienen una mayor vida útil con respecto a otros sistemas, siempre que tengan el mantenimiento adecuado y se trate de una marca reconocida. Quien decida comprar caldera Vaillant, por ejemplo, puede tener la certeza que tendrá un equipo que va a durar décadas en condiciones casi perfectas, ya que se trata de una de las marcas líderes del sector al tener casi 150 años ofreciendo sus productos.

Las calderas de gas son amigables con el medioambiente, a diferencia de las de gasolina, ya que sus emisiones son prácticamente nulas, su combustión no daña el entorno y no genera residuos contaminantes.

Otra de las ventajas que las convierte en predilecta de muchos es su fácil instalación, sin embargo, se requiere de expertos para que el proceso se realice adecuadamente y con las medidas de seguridad oportunas.

Es un sistema que genera un ahorro energético, siendo éste uno de los beneficios más valorados, ya que incide positivamente en el bolsillo del propietario.

Asesoría para elegir el mejor aire acondicionado

Durante el verano, las temperaturas en Madrid suelen ser muy elevadas, por lo que contar con un aire acondicionado es algo vital. Existe una amplia variedad de tipos y modelos, por lo que escoger uno en particular puede significar una odisea.

La mejor decisión será dejar esto en manos de expertos, como el profesional equipo de ITRSL, al que se puede acudir mediante su sitio https://www.itrsl.com/aire-acondicionado/madrid/, siendo una empresa que ofrece el servicio de venta, instalación y mantenimiento de aire acondicionado con más de 25 años de experiencia. Estos expertos asesorarán sobre la selección del aparato que más se ajuste al inmueble y los requerimientos de cada cliente.

En primer lugar habrá que definir si será necesario comprar un modelo split, de ventana, un aire acondicionado central o uno de tipo portátil, todo dependerá de las condiciones particulares y del entorno. Otros factores a tener en cuenta serán la potencia y eficiencia energética, el nivel de ruido y los accesorios.

Las condiciones del inmueble deben ser consideradas para determinar cuál será la capacidad de enfriamiento que deberá tener el equipo.

Hay que revisar toda una serie de factores

En el momento de considerar diferentes modelos de calderas de gas o aparatos de aire acondicionado habrá que tener en cuenta el clima que se tenga en el entorno en el que se instalarán. Será necesario tener identificadas cuáles serán las temperaturas máximas y las mínimas que se alcanzarán, y también, los picos que se registrarán, así como la franja media durante verano e invierno. El grado de humedad condicionará la sensación de frío y calor, por lo que será importante también considerarlo.

Por ejemplo, la climatización eléctrica mediante el aire acondicionado, que proporciona frío y calor, y además regula la humedad, es conveniente en un lugar donde haya un clima caluroso y húmedo. Este sistema no es eficiente en un sitio donde predomine el frío, ya que se necesitará la refrigeración en verano y que genere calor en invierno, siendo lo indicado recurrir a una caldera de gas.

Están los casos en los que lo más recomendable será contar con un aire acondicionado que mantenga el confort en verano y la caldera de gas para optimizar el calor durante las temporadas de invierno.

De igual manera, será fundamental revisar todo lo relacionado con el inmueble en el que se instalarán, es decir, elementos tales como altura de los techos, dimensión de la casa y las habitaciones, ventanas y cerramientos en general, aislamiento térmico, entre otros.

También será importante definir qué tipo de energía se utilizará, bien sea electricidad, gas natural u otras, sin descartar las fuentes de energía renovables.

Las necesidades individuales también influirán en la selección de los sistemas de climatización, cada  persona percibe diferente la temperatura, el aire, la sequedad y la humedad, y hay quienes prefieren el frío máximo y otros de forma intermedia, todo será cuestión de elección personal.