Segestion e Icired: la legalidad y la tecnología en el sector recobro

Una de las consecuencias naturales de la crisis económica fue, como no podría ser de otra manera, el deterioro de ingresos y el consecuente impago por parte de numerosas empresas y particulares, que comenzaron a ver dificultados sus ingresos en todo el territorio nacional. En consecuencia, el importe de los créditos de dudoso cobro de las entidades financieras, en el año 2011, fue cercano a los 136.000.

Desde entonces, a pesar de que la situación ha mejorado importantemente, la realidad es que el sector de impagos sigue existiendo y continúa siendo un grave inconveniente en el país. Es gracias a esto que han surgido alternativas de cobro que ayudan a gestionar, movilizar y reclamar los impagos.

Las ventajas y desventajas del recobro

La primera ventaja es que se trata de un sector competitivo, creciente y pujante, lo que hace que su accesibilidad sea prodigiosa y eficiente. Esto implica que cualquier particular o empresa que requiera este tipo de servicios no tendrá ninguna dificultad, a priori, de obtenerlos, y la especialización del sector en ámbitos específicos facilita su eficacia en lo que el cliente pueda requerir.

Ventajas y desventajas del recobro

Por otro lado, las desventajas del sector están en su ambigua presencia legal. No quiere esto decir que estén al margen de la legalidad, pero el recobro de deudas se trata de una actividad, en lo esencial, judicial, y la mayoría de las empresas que se dedican a esta actividad requieren, por activa o por pasiva, una intervención del sector judicial. De hecho, algunas empresas del sector, en determinadas Comunidades Autónomas, han sido sancionadas por acoso debido al estrecho margen legal en el que operan.

Por esta razón, siempre será recomendable para quien esté interesado en este servicio apostar por aquellos con mayor experiencia y contacto directo con ámbitos legales.

La tecnología en el sector

Conforme estos ámbitos han ido creciendo, el sector ha venido ampliándose, diversificándose e, incluso, automatizándose. Como consecuencia de ello no sólo puede verse un auge del mismo -con el consecuente incremento de la competencia, baja de costos, entre otros- especialmente en los últimos años, sino también han ido ampliándose las características puntuales de los servicios que pueden ofrecer cada uno de los competidores y, también, la especialización de los mismos en un ámbito puntual del servicio.

Ejemplo de ello podrían ser Segestion e Icired. Una empresa se ocupa del recobro tradicional en tanto la otra se ocupa, en lo fundamental, de cuantificar a quienes tengan esas deudas y llevarlos en lista, es decir, de tener una lista de morosidad. También dispone de una serie de servicios extrajudiciales, pero su maniobra en el ámbito judicial y su capacidad de acción es, aunque existente, de menor magnitud.

Segestion y la legalidad

Segestion se caracteriza por apostar, previsiblemente, al plano legal del servicio de recobro. Por medio de módicas tarifas, el cliente puede elegir entre el reclamo extrajudicial, que incluye una serie de características puntuales, y el pago judicial, que se hace con presencia legal y requiere, por lo tanto, de mayor pago y gestión en el ámbito judicial.

El ámbito extrajudicial incluye llamadas, mensajes de texto, mensajes de WhatsApp -de existir- y, ultimadamente, visitas presenciales al sitio operativo de la empresa o el particular al que esté haciéndosele el recobro.

Por otro lado, en el ámbito judicial incluye no sólo lo antes señalado -dependiendo de la tarifa plana y algunos otros datos puntuales-, sino la presencia de un abogado y procurador. Esto hará más difícil que el impago quede impune.

Segestion y la legalidad

Icired y sus apuestas

Como se dejó ver anteriormente, Icired apuesta en lo fundamental por reclamos de impagos extrajudiciales, siendo sólo como última de sus alternativas la presencia legal -que, sin embargo, existe, toda vez sea la última de las actuaciones-. Es decir, su apartado incluye fundamentalmente llamadas telefónicas y presión exterior para que la empresa o particular terminen de costear el pago que deben.

Entre las actividades con las Icired cierra su plantilla está, también, el fichero de morosidad. A diferencia de Segestion, Icired publica el fichero de morosos para que cualquier empresa o particular pueda saber el estado de su reclamo, conocer la situación a profundidad y poder actuar en consecuencia.

En conclusión, y atendiendo a las características de Segestion e Icired se recomienda que el cliente apueste por alternativas que le dejen mayor libertad de maniobra y mayor diversidad a la hora de elegir el tipo de servicio que quieren escoger. Si desea saber más sobre las características de las empresas que se usaron para el artículo, puede hacer click en segestion vs icired.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.