¿Por qué el Aloe Vera es tan bueno para la piel?

El Aloe Vera es una planta suculenta, originaria de la península arábiga pero extendida a todo el mundo. Debido a su belleza y las cualidades que se le atribuyen, suele estar presente en los jardines caseros de muchas familias, aunque existen zonas donde se realiza un cultivo más intensivo, como el archipiélago canario, donde la especie hizo aparición hace miles de años.

La producción de Aloe Vera en Gran Canaria y Lanzarote

España posee dos locaciones donde ocurre la producción de aloe barbadensis miller. En las islas de Gran Canaria y Lanzarote, el cultivo de Aloe Vera tiene gran importancia a nivel económico y cultural, generando innumerables oportunidades para el sector agrícola de la zona, cuyos productores compiten con países como Marruecos.

Durante los últimos años el Gobierno de Canarias ha ofrecido y promocionado subvenciones para modernizar las instalaciones de las granjas con el fin de optimizar su producción, la cual compite con países cuyos costes de producción son más bajos. Según la Asociación Nacional de Empresarios del Aloe Vera, España tiene suficiente potencial para abastecer al mercado internacional de esta planta.

Por las condiciones climáticas y del suelo, en Lanzarote se destinan cerca de 150 hectáreas de tierra a la producción de aloe, cuyos cultivos superan los 6 millones de kilos anuales. La planta es valorada debido a sus propiedades terapéuticas, teniendo gran demanda en el mundo de la cosmética natural por sus beneficios para la piel.

Beneficios del Aloe Vera para la piel

Respecto al cuidado de la piel, esta planta es maravillosa debido a sus cualidades, entre las que destacan:

  • Propiedades astringentes, reduciendo la producción de sebo y manteniendo la humectación de la piel.
  • Antiséptico y antibacteriano, resultando útil para el tratamiento de quemaduras, pequeñas lesiones y afecciones de la piel, aliviando las molestias ocasionadas. Puede ser utilizado sin riesgo sobre heridas abiertas y en casos de quemaduras leves, favoreciendo la cicatrización y la regeneración de los tejidos.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que consigue aliviar dolores e inflamaciones, calmando el dolor sobre la epidermis.
  • Combate la resequedad de la piel gracias a sus propiedades hidratantes.
  • Regenera los tejidos, por lo que tiene la capacidad de mejorar el aspecto de la piel y reducir imperfecciones como cicatrices, cicatrizar pequeñas heridas, etc. Contiene diversos nutrientes como vitaminas y aminoácidos que intervienen en el proceso de cicatrización.
  • Se puede aplicar sobre cualquier tipo de piel, aunque las más sensibles son las que consiguen mayor beneficio.
  • Es posible introducirla en la alimentación y también utilizarla para el cuidado del cabello. Al ser parte de nuestra dieta, es posible aprovechar sus beneficios desde el interior del organismo.
  • Posee alto contenido de colágeno y elastina, dos elementos indispensables para que la piel se mantenga con un aspecto lozano, además de prevenir el envejecimiento.
  • Debido a la saponina que contiene, consigue penetrar profundamente en la piel y liberar la suciedad acumulada en los poros con bastante facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.