¿Plato de ducha o bañera? cual es la mejor elección

A la hora de afrontar una reforma de un cuarto de baño, es posible que surjan diversas dudas relacionadas con la selección de materiales, estilos decorativos, iluminación y diseño del espacio. De todas estas inquietudes, seguramente la más importante de todas es la elección entre la instalación de una bañera o un plato de ducha.

Tomar esta decisión no es un asunto sencillo. En principio, requiere el análisis de diversos factores, entre ellos la comodidad del usuario y la funcionalidad de la pieza de baño dentro del diseño general, considerando las dimensiones del espacio disponible. Teniendo en cuenta todo lo anterior, será más sencillo elegir correctamente.

Ventajas de un plato de ducha frente a una bañera

La realidad es que ninguno es mejor que el otro. Cada elemento se encuentra asociado a ventajas e inconvenientes, los cuales se relacionan al estilo de vida de cada persona y sus necesidades.No obstante, con la ayuda de Balnearian, tienda online especializada en componentes de baño en la ciudad de Sevilla, descubrimos algunas de las ventajas que tienen los platos de ducha:

Ideales para baños pequeños

Es posible encontrar un plato de ducha especial para adaptarse a todo tipo de espacios, incluso a los baños más pequeños. Además de poder adquirirlos en diferentes dimensiones, también será posible encontrar modelos que aprovechan las características del área, pudiendo encontrar platos de ducha cuadrados, circulares y rectangulares.

Facilitan la creación de baños modernos

Si lo que tienes en mente es la creación de un baño moderno, entonces la versatilidad del plato de ducha te resultará muy útil. Puedes elegir modelos en diversos materiales, acabados y combinaciones de color que se adaptan al estilo que deseas recrear en tu cuarto de baño. Así, puedes crear baños modernos, minimalistas, nórdicos, industriales y mucho más.

Ayudan a reducir el consumo de agua

Para quienes han decidido asumir el compromiso medioambiental de mejorar sus hábitos de consumo, los platos de ducha se convierten en un excelente aliado, pues ayudan a reducir la cantidad de agua utilizada durante el aseo personal.

Son elementos de larga duración

Son sistemas caracterizados por tener una larga vida útil, de entre 20 y 30 años. Esto se debe a la calidad de los materiales de fabricación y la facilidad de mantenimiento, ya que son superficies completamente lisas que se limpian con bastante comodidad.

Seguros para todas las edades

Tienen la ventaja de ser piezas accesibles para todos, pues se ubican a ras del suelo, logrando que el acceso sea más seguro y evitando las alturas, algo que no es posible cuando se utiliza una bañera. Además, los platos de ducha suelen disponer de ciertas superficies con cualidades antideslizantes para evitar accidentes.

Precio ajustado a toda clase de presupuestos

Finalmente, la principal ventaja frente a las bañeras es que consiguen adaptarse a cualquier presupuesto, incluso a los más ajustados. Esto es posible debido a la sencillez del método de fabricación y los materiales involucrados, que pueden variar entre acrílico, cerámica, carga mineral o piedra natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.