Tecnología del hogar: Novedades en termos y calentadores eléctricos

Los termos y calentadores eléctricos son excelentes opciones para satisfacer la necesidad de agua caliente en nuestros hogares. En este post vamos a explicarte su funcionamiento y los tipos de termos y calentadores eléctricos que puedes encontrar en el mercado. Puedes encontrar las mejores novedades en Ariston.com.

Funcionamiento de los termos eléctricos

Los termos eléctricos son aparatos que calientan y que almacenan el agua. Dependiendo de la necesidad y demanda del líquido elemento en los hogares, se precisarán acumuladores de una menor o mayor capacidad.

Es importante tener en cuenta que cuando se vacía el depósito completamente, pueden pasar algunos minutos hasta que el termo pueda disponer nuevamente de agua caliente. Este lapso de tiempo depende en gran medida de la potencia del termo y de la temperatura inicial que presentará el agua.

A pesar de la existencia de diversas tecnologías, el funcionamiento de termos y calentadores eléctrico es muy parecido: un termostato es el que fija la temperatura de consigna y son unas resistencias las que se encargan del calentamiento del agua.

Termo eléctrico

Tipos de resistencias de los termos eléctricos

Estos elementos claves para el correcto funcionamiento de los diferentes tipos de termos eléctricos son de distintos tipos dependiendo si el tipo de agua es dura o blanda.

Resistencias blindadas

Calientan más rápido por encontrarse en contacto con el agua. Son únicamente recomendables cuando el agua es blanda, ya que, en el caso de poseer un alto grado de minerales, su vida útil se verá acortada por el proceso de corrosión.

Resistencias envainadas

Las resistencias se recubren con cerámica para evitar los problemas antes mencionados. Al eliminar el contacto con el agua, el calentamiento se ralentiza, pero a cambio se evitan los problemas de corrosión. Además, no se necesita vaciar el termo si se quiere sustituir. Son perfectas para el agua dura.

Tipos de termos eléctricos según la instalación

Hay termos horizontales y verticales, siendo las medidas de su ubicación el primer aspecto al que hay que atender.

Termos eléctricos horizontales

Para facilitar futuras labores de mantenimiento es recomendable dejar debajo suelo libre al instalarlos. Pueden montarse en cualquier lado de la pared, incluso debajo de muebles.

Los termos eléctricos horizontales tienen una eficiencia y rendimiento inferior, pero son más económicos.

Termos eléctricos verticales

La propia morfología de los termos eléctricos verticales supone su mayor ventaja, ya que el agua caliente se va depositando en su parte inferior al tener esta menos densidad que el agua fría.Como norma general, los termos eléctricos verticales tienen un menor impacto en las facturas eléctricas, y aun siendo más caros, son amortizables en un tiempo relativamente corto.