Música relajante para niños: qué música ponerle a tu bebé

Sabemos que la música tiene varios beneficios importantes en el ser humano, principalmente su capacidad de regular nuestro estado de ánimo o generar emociones y sensaciones positivas, entre otras cosas. En los niños no es diferente, ya que hacerlos escuchar un poco de buena música puede convertirse en una de las formas de conseguir que se relajen y descansen mejor.

Por supuesto, no se trata de cualquier tipo de canción. Los expertos recomiendan estilos caracterizados por los ritmos suaves y lentos, por lo que la alternativa preferida es colocarles música clásica, considerada por muchos como la mejor música del mundo. Con la combinación adecuada de canciones, los bebés podrán dormir plácidamente.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece la música a los bebés?

Como hemos mencionado anteriormente, la música tiene la capacidad de favorecer la relajación e inducir un sueño placentero en los bebés. No solo es necesaria durante las horas de la noche, sino que se puede utilizar a lo largo del día, para esos momentos en los que deseamos que estén más tranquilos y disminuyan el nivel de estrés.

Los expertos concuerdan en que las melodías suaves y lentas son las mejores para producir cambios fisiológicos importantes en el niño, ayudándolo a relajarse, concentrarse en una sola actividad o simplemente, mejorar su estado de ánimo general. Si queremos producir un efecto estimulante, las canciones con un tempo variante y más acelerado son la alternativa perfecta.

Beneficios de la música para bebés

Adicionalmente a lo anterior, podemos establecer un listado más específico de beneficios que reporta la música en los infantes, basándonos en los resultados de diferentes estudios llevados a cabo por expertos en desarrollo infantil que han trabajado en el tema desde los años 90, demostrando el efecto positivo de la música en los bebés, incluso antes de su nacimiento.

  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad que tienen la capacidad de alterar los ciclos de sueño, cambiar el estado de ánimo y favorecer la relajación.
  • Permite que se mejore la coordinación, así como la expresión corporal. La música es un estimulante que impulsa el deseo por comunicarse con el resto de las personas del entorno.
  • Favorece el habla, ya que la música con lírica se basa en la repetición, lo cual es el mismo mecanismo utilizado por los pequeños para aprender a hablar. Así, la música tiene la capacidad de potenciar el entendimiento del lenguaje, así como la percepción de los estados de ánimo de las demás personas.
  • Genera vínculos afectivos y estimula las diferentes emociones humanas, por consiguiente, permite a los padres una mayor vinculación con los pequeños y mejores relaciones entre pares.
  • Estimula el aprendizaje, la concentración y el desarrollo de nuevas habilidades. Los diferentes estímulos recibidos por los canales auditivos, terminan por convertirse en un potente incentivo para la creatividad.
  • Aunque durante mucho tiempo se tuvo la idea de que solo la música clásica era idónea, los estudios han demostrado que el “efecto Mozart” no tiene un efecto superior al de las composiciones melódicas de otros autores, por lo cual toda clase de música puede ofrecer efectos beneficiosos.