Mamografías, para qué sirven y cuándo hacerlas

La mamografía es una de las herramientas de detección del cáncer de mamas con mayor difusión y nivel de eficiencia. Se utiliza para detectar indicios de cáncer en mujeres asintomáticas, por lo que se trata de un estudio que debería realizarse con determinada frecuencia. 

En las siguientes líneas hablamos sobre las mamografías, para qué sirven y cada cuando es buena idea hacerse una.

¿En qué consiste una mamografía?

Se trata de una radiografía del tejido mamario. Para este procedimiento, las mamas son colocadas entre dos placas que ejercen una ligera presión con el objetivo de conseguir una imagen más clara del tejido interno. Este estudio tiene la capacidad de detectar cáncer de mama de forma temprana, incluso años antes de que se forme algún bulto que pueda palparse con el autoexamen de mamas.

radiografia del tejido mamario

Es importante tomar en consideración que, aunque goza de un alto nivel de eficiencia y fiabilidad, no se trata de un estudio que resulte infalible. Son muchas las ocasiones en que pasa por alto algunos tipos de cánceres, por lo cual el paciente tendrá que someterse a estudios adicionales para confirmar (o descartar) la existencia de una enfermedad oncológica.

¿Cuándo se debe realizar una mamografía?

Según la información provista por la Sociedad Americana Contra El Cáncer, cualquier mujer de riesgo promedio tendría que realizarse una mamografía anual a partir de los 40 años. Esta frecuencia debería permanecer así hasta que supere la edad de 55 años, momento en el cual el estudio puede comenzar a realizarse cada dos años.

El término riesgo promedio se refiere a las mujeres que no han padecido cáncer con anterioridad, ni tiene antecedentes familiares de cáncer de mama y tampoco ha recibido tratamiento de radioterapia antes de los 30 años de edad. Si eres una mujer con cualquiera de estas condiciones, será un médico especialista quien tendrá que recomendar la periodicidad adecuada.

mamografias

Para realizar este estudio es importante acudir a un centro especializado de Mamografía en Leganés como Magnetosur, donde se disponga de equipos de última tecnología para realizar el procedimiento de la forma más simple, rápida y cómoda posible. Recuerda consultar al especialista para conocer la periodicidad más adecuada según tu edad y nivel de riesgo.

Beneficios de una mamografía

Muchas mujeres suelen no darle mucha atención a este estudio, especialmente aquellas que no tienen antecedentes familiares de cáncer. Sin embargo, estarían subestimando los beneficios de mantener un estricto control sobre la salud de sus senos. Algunos de las ventajas clave ofrecidas por este estudio son las siguientes:

  • Reduce la tasa de mortalidad gracias a un diagnóstico acertado y temprano, mucho antes de que se produzcan síntomas.
  • Se trata de un examen rápido y no invasivo.
  • Disminuye el riesgo de muerte a causa del cáncer en poblaciones de riesgo.
  • Los resultados del estudio se obtienen en tiempo real y son evaluados por un especialista, reduciendo el tiempo de espera que, en estos casos, puede producir un poco de ansiedad.