Importancia del mantenimiento del aire acondicionado

¿Cuáles son las ventajas de realizar una revisión periódica de los equipos de climatización? ¿Qué ocurre si no la hacemos? ¿Es conveniente un seguro? Todas las respuestas, en este artículo.

Mantener los ambientes frescos. Respirar calidad de aire. Realizar actividades cotidianas con mayor confort. Mejorar el descanso. Son muchas las razones por las que el aire acondicionado se ha vuelto imprescindible durante la temporada estival.

Sin embargo, muchas personas olvidan que son electrodomésticos complejos que requieren mantenimiento periódico para desarrollar sus funciones con eficiencia. Un aire acondicionado que no se someta a revisiones periódicas, sin dudas corre mayor riesgo de presentar averías y otros problemas.

En efecto, el mantenimiento aire acondicionado tiene un carácter preventivo, evitando que el equipo deje de funcionar y deba ser reemplazado. Se trata de una inversión inteligente para cuidar el equipo, pero sobre todo, garantizar nuestra salud, confort y bienestar.

Éstas son las ventajas de realizar revisiones periódicas

  • Se extiende la vida útil del aire acondicionado. Estos equipos tienen una duración promedio de 12 años. Sin embargo, un uso inadecuado y la falta de mantenimiento harán que pierdan eficiencia mucho antes.
  • Seguridad y salud. Los aires acondicionados, además de climatizar los ambientes, procesan todo el aire que respiramos. Por ello, sus filtros y conductos deben limpiarse con frecuencia y ser revisados por un técnico que verifique si cumplen su función. Respirar aire sucio es una de las principales causas de problemas respiratorios y alergias.
  • Evitan reparaciones de emergencia o la sustitución del equipo. Está claro que las urgencias siempre son más caras que una revisión a tiempo. En estas revisiones pueden detectarse pequeñas averías y darles solución de inmediato, antes de terminar derivando en problemas más complejos o la avería total del aire acondicionado.
  • Se eliminan malos olores. La limpieza profesional y/o reemplazo de piezas y filtros permite generar un aire más puro, libre de olores indeseados y molestos.
  • Se gana eficiencia y se ahorra dinero. Luego de una revisión, el aire acondicionado optimiza su eficiencia energética: consume solo lo que tiene que consumir. De esta forma, el ahorro se verá reflejado en las facturas de la luz.

¿Qué averías puede provocar la falta de mantenimiento?

Contrariamente a lo que muchos piensan, al igual que los equipos viejos, los equipos nuevos también necesitan revisiones a fin de garantizar un funcionamiento eficiente. La ausencia de estas revisiones provoca varios inconvenientes que terminan en averías.

Mantenimiento del aire acondicionado

Entre las averías más habituales por falta de mantenimiento, se encuentran los malos olores, falta de frío y ruido excesivo. Estas situaciones pueden responder a muchos factores, pero lo cierto es que el mantenimiento anual es la mejor forma de evitar problemas de este tipo.

El agua acumulada en la batería, la pérdida de líquidos o la detención repentina del equipo, también son averías frecuentes debidas a la falta de un mantenimiento adecuado.

En todo caso, la gravedad del problema y la solución más apropiada, serán evaluadas por un técnico especializado con experiencia comprobable.

La conveniencia de los seguros

Una vez explicada la importancia del mantenimiento periódico de estos equipos de climatización, queda por saber si es más conveniente solicitar una revisión puntual o contratar un seguro específico.

Las empresas enfocadas a servicios de reparación de aires acondicionados, ofrecen alternativas para que el mantenimiento de los mismos sea más asequible.

Estos seguros son muy convenientes cuando tienen servicio los 365 días del año, los profesionales a cargo están cualificados por la RITA y en la revisión anual se garantizan las cuestiones que detallaremos a continuación.

¿Qué debe hacer un técnico durante una revisión? 

Todas las tareas de una revisión están destinadas a encontrar los fallos más frecuentes y prevenir averías más complejas.

En primer lugar, se revisará el aspecto exterior y las condiciones generales del equipo. También se inspeccionará la batería del condensador para detectar y eliminar partículas de polvo y se comprobará la presión del gas refrigerante, asegurando que sea la idónea para emitir el frescor necesario.

Asimismo, se controlará el estado de las tuberías, la bandeja, el condensador y el desagüe. El técnico buscará también señales de fuga del refrigerante y limpiará los filtros del aire. Esto último es especialmente importante, ya que cuando están obstruidos entorpecen la correcta circulación del aire e incentivan el consumo innecesario de energía.

Mejor prevenir que comprar un equipo nuevo

Solicitar el mantenimiento periódico de los aires acondicionados es una decisión inteligente. Ningún gasto es más caro que aquel que pudo evitarse. Y cuando se trata de averías en electrodomésticos, la gran mayoría de los problemas pueden prevenirse.

Los malos olores o los niveles de temperatura insuficientes, suelen ser señales de que hay un problema, pero la solución puede ser sencilla si ese problema es atendido a tiempo y por manos profesionales.

En pocas palabras, es recomendable solicitar la visita de un técnico o contratar un seguro anual. El mantenimiento de los equipos de climatización no debe entenderse como un gasto, sino como una inversión.