La importancia de los centros de día

Los centros de día son lugares donde las personas mayores reciben atención y cuidados conformes con su edad, de la mano de profesionales que acompañan el proceso de envejecimiento. Participar en las actividades programadas en un centro de día permite que los adultos mayores aprendan a seguir rutinas de ejercicios con la capacidad de prevenir la aparición de enfermedades.

El centro de día es un espacio donde se ofrece soporte a las personas pertenecientes al grupo de edad más vulnerable. Las personas mayores necesitan realizar actividad física y mental, además de estar en contacto con otras personas, de lo contrario se estaría acelerando el proceso de envejecimiento.

Existe una red de centros de día de la Comunidad de Madrid, como la gestionada por SalusMayores, cuyos espacios han sido creados para que los mayores puedan sentirse como en casa mientras acuden a terapia física, actividades que estimulan la cognición y la motricidad y también donde se cubre la parte social y emocional.

¿Qué se hace en un centro de día?

La función principal de los centros de día es proporcionar un desahogo a las familias, permitiéndoles disfrutar de tiempo libre para cumplir con su obligaciones cotidianas, descansar física y mentalmente, recargando energía y evitando el agotamiento clásico que suele sufrir el cuidador de una persona mayor.

Algunas de las cosas que se hacen dentro de un centro de día son las siguientes:

  • Actividades planificadas pensando en el adulto mayor, dentro de un entorno gestionado por profesionales y con atención supervisada en todo momento.
  • Espacio de socialización para las personas mayores, donde pueden conocer y compartir experiencias en un entorno grupal en el que reciben los cuidados que puedan necesitar.
  • Asesoría nutricional y comidas nutritivas que se adaptan a las necesidades particulares de cada paciente.
  • Servicios de salud, como control de la presión arterial, dosificación de medicamentos, exámenes de la vista, control de audición y otros temas relacionados con rehabilitación, fisioterapia, terapia ocupacional y más.

Beneficios de un centro de día

Existen muchos beneficios relacionados con la asistencia a un centro de día, pudiendo destacar lo siguiente:

  1. Acceso a atención profesional por parte de un equipo socio-sanitario con especialización en gerontología con la capacidad de atender todas las necesidades del adulto mayor.
  2. Mantiene activa la mente y el cuerpo, con la ayuda de profesionales encargados de planificar actividades personalizadas en base a las necesidades de cada persona, junto a ejercicios que les permiten ejercitar la mente y fortalecer la memoria.
  3. Fomentan la independencia, ya que la actividad física y la estimulación mental tienen un efecto positivo sobre la autonomía de los adultos mayores, esencialmente durante el desarrollo de sus tareas cotidianas. 
  4. Favorecen la socialización, siendo un espacio donde los mayores pueden compartir tiempo libremente con personas fuera de su núcleo familiar. Esto tiene la capacidad de mejorar su autoestima y evitar episodios de depresión ocasionados por la sensación de soledad.
  5. Mejora el entorno familiar, debido a que permite que familiares y cuidadores puedan disfrutar de tiempo para sí mismos, con la tranquilidad de que existe un equipo profesional al cuidado de sus mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.