Golpes de calor en medio del verano

Los golpes de calor son un sobrecalentamiento que le sucede al cuerpo de una persona (o a un animal también), cuando se expone a temperaturas muy altas sin hidratarse o cuando sufre de un exceso de esfuerzo físico. 

Estas situaciones suelen suceder más a menudo en el verano, cuando el calor es abrasador y las personas no son conscientes de los efectos de la temperatura. Es sumamente importante beber líquidos y no exponerse por mucho tiempo al sol para prevenir golpes de calor.

¿Qué tipos de casos existen?

Por un lado, están los golpes de calor clásicos. Estos suelen afectar a las personas de edad avanzada por las grandes olas de calor que hay en el ambiente. Por lo general, les sucede a las personas que tienen problemas respiratorios o alguna situación médica en específico.

Golpes de calor en verano

También existen los golpes de calor por esfuerzo. Afecta a las personas más jóvenes que hicieron grandes esfuerzos físicos sin protegerse de la temperatura del ambiente. Es muy común que esto ocurra por pasar mucho tiempo afuera sin hidratarse, o por no descansar hasta que el cuerpo se enfríe.

¿Cómo se puede prevenir esta situación?

Si tomas las medidas correctas, podrás estar tranquilo y pasar un verano sin preocupaciones. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que siempre debes estar hidratado y alejarte lo más que puedas del sol. Si vas a salir, trata de no hacerlo en el medio día porque es el momento más caliente del día.

Asimismo, trata de usar siempre ropa ligera y cómoda. Si tienes aire acondicionado en tu hogar, úsalo para refrescarte en las horas más calurosas del día. Cuando vayas a salir de tu casa, recuerda llevar contigo agua para el camino.

¿Cómo afecta el golpe de calor a las mascotas?

Los animales también sufren por el calor, incluso pueden ser más vulnerables que las personas. Esto depende de las condiciones en la que se encuentran las mascotas. Hay que tomar en cuenta si están en una edad avanzada, si tienen problemas respiratorios, si sufren de sobrepeso y si se encuentran en un espacio fresco.

¿Qué hay que tomar en cuenta?

Muchas personas cometen el error de pensar que, con mantener a sus mascotas dentro de la casa, ya estarán a salvo del golpe de calor, y no es así. Debes revisar constantemente a tus mascotas y darte cuenta si su cuerpo está más caliente de lo normal, o si su respiración está muy agitada.También tienes que tener en cuenta que no todos los animales se cuidan de la misma forma. Si quieres prevenir el golpe de calor en perros, debes humedecer con agua su hocico, las almohadillas de sus patas y la zona del cuello al menos 2 veces por día. En cambio, si quieres proteger a tu gato del calor, bastará con que le pongas suficiente agua y él mismo se limpiará y refrescará por sí mismo.