Cuando todo existe: Destacar virtualmente en la era digital

Muchas empresas han desestimado traspasar su existencia al ecosistema virtual. Otras, lo han intentado y han desaparecido en el destructivo vórtice de su vasta sobreinformación. Contra toda adversidad, sobrevivir y persistir en Internet es posible sólo si se llevan a cabo las correctas estrategias. Y ahí están las agencias de marketing digital, como La Fábrica Online, para asegurar el terreno de lo desconocido.

No sólo basta con existir

El filósofo existencialista francés Jean-Paul Sartre dijo que “la existencia precede a la esencia” (L’existentialisme est un humanisme, 1946). Y cuando esta afirmación hace exclusiva referencia a un individuo, así es. El hecho de existir conlleva una constante configuración y reconfiguración de personalidades, de una futura identidad que ha de caracterizar con concreción a cierto sujeto. Sin embargo, cuando hablamos de una empresa, no es este el enlace más acertado. En cuanto a su orden, ocurre justo al contrario. La sola existencia de una empresa no asegura su visibilidad.

El invento de la imprenta, concebido en 1440 por Johannes Gutenberg, tuvo una de sus primerizas aplicaciones en la publicidad. Ya en la antigüedad, con constancia de ello cerca del 3000 a.C., los vendedores y comerciantes sintieron la necesidad de anunciar sus productos a fin de aumentar su consumo. La metodología fue mutando con distintas fórmulas hasta alcanzar un destacable punto de inflexión con el mencionado invento de Gutenberg. Pero es a partir de la democratización de las nuevas tecnologías cuando la publicidad ha alcanzado su esplendoroso apogeo.

La era de hoy es la de la visibilidad. El impulso visual es el que ejerce la presión sobre las posibles acciones de un individuo, siempre ligada a una determinada emocionalidad que refuerce su consecución. Cuando, gracias a Internet, las empresas pudieron publicitarse en la red, la evolución de la sociedad a la que dicha plataforma va implícita acarreó otras necesidades para darse a conocer. Como sucede con un diseño web orientado a la venta, ya que no sólo vale con atraer visitas. Si el sitio web carece de una experiencia de usuario óptima, éste acabará huyendo. Y por ello es importante que el diseño esté optimizado.

El producto que no se ve: la experiencia

Los nuevos clientes, aunque el objetivo que los determina siga siendo la adquisición de un producto o de un servicio, también demandan una experiencia. Es decir, que la simple acción de adquirir dicho producto sea agradable y destaque de los demás espacios donde poder realizar exactamente el mismo acto. Es en este punto donde entra el concepto de marketing, y no tan sólo en su ecosistema físico. Ahora puede hablarse tranquilamente de marketing digital, ya que una importante parte de clientes tiene su hábitat en la mega-comunidad virtual de Internet.

Estrechamente ligada con la necesidad de existir en la red, han surgido empresas cuyo propósito es el de ayudar a otras para alcanzar su identidad virtual. Haciendo de nuevo una referencia a la cita de Sartre lejos del estadio humano, una empresa primero debe configurar su esencia para después mantener su existencia. Es decir, crear y reestructurar una específica identidad corporativa para mantener su esperanza de vida comercial. Es en este punto donde la agencia de marketing digital La Fábrica Online toma las riendas de la personalidad online.

Diseño web

4 claves para triunfar con tu negocio online en 2020

La Fábrica Online es una agencia con más de 10 años de experiencia que presta servicios de marketing digital para empresas que hayan decidido renacer en la red. Formada por expertos en marketing digital, su procedimiento se basa en un diagnóstico previo para escoger la estrategia más adecuada y personalizable de acuerdo a la empresa en cuestión. Pasando por un planteamiento de desarrollo en la persecución de los objetivos para calcular su progreso, así como un plan de acción y la posterior medición de los resultados obtenidos. Contando con una total involucración en cada proyecto a fin de cumplir con las metas definidas.

A causa de la incapacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias virtuales, 9 de cada 10 negocios online fracasan antes de sus primeros 5 años de vida. La Fábrica Online ofrece propuestas acordes con el tiempo actual y afines a la esencia de cada empresa. Asesorando sobre las estrategias más adecuadas según el caso para que el negocio pueda desempeñar su labor online con efectividad, a la vez que alcance más clientes potenciales.

Si deberían erigirse los pilares que definen el éxito de la notoriedad online, serían 4: la obtención de un buen posicionamiento y diseño web, la creación de un diseño corporativo y la actividad en redes sociales. Precisamente, estos son los servicios que ofrece La Fábrica Online. Cuatro soportes clave con los que una empresa que se precie podrá valerse en las trincheras virtuales con asombrosa facilidad y soltura.

Sobresalir de entre mil mundos: El posicionamiento web

Los buscadores de Internet, como Google, son una gran biblioteca donde ninguna información carece de cabida. Asimismo, el exceso de datos puede desbancar a otros conduciéndolos al olvido residual de las fosas de Internet. No obstante, existen medidas para evitar la pérdida de presencia virtual. En este sentido, los motores de búsqueda poseen un filtro algorítmico con el que permiten o esquivan cierto contenido. Por ende, el posicionamiento web consiste en adaptarse de la mejor manera posible a los parámetros del buscador para no acabar en sus descartes.

Las medidas de posicionamiento web de La Fábrica Online cuentan con un análisis del medio y herramientas profesionales para optimizar el rastreo. Planificando contenidos cuya aparición en los buscadores sea promovida por las palabras clave que burlen su severo filtro. Porque destacar de entre una cantidad ingente de información perpetuamente actualizada es difícil, pero jamás imposible.

El poder de la primera impresión: Diseño web y corporativo

Del mismo modo que en una entrevista de trabajo la imagen del entrevistado puede determinar su resultado, lo mismo ocurre con una página web. La elección estética de un negocio condiciona su credibilidad y fiabilidad, así como la comodidad del usuario en ella. No se trata tan sólo de conseguir un aspecto visual bonito, limpio y afín a lo que el negocio ofrece. El cliente también debe poder moverse en el sitio web con intuición y ergonomía.

Del mismo modo, La Fábrica Online colabora en la creación de una identidad visual y corporativa para la empresa, cuya línea no descarrile de la estrategia escogida. Lo primero a lo que se acude al pensar en una empresa no es sólo su producto, sino también su nombre y logotipo. Y una buena imagen corporativa puede ayudar a los clientes a memorizar mucho mejor la existencia de la empresa.

En manos de todos: Las redes sociales

Por último, es impensable hoy en día desvincular la visibilidad de las redes sociales. En ellas se ejerce la mayor parte del contacto directo con el cliente, así como otras funciones que recaen sobre el producto o el servicio ofrecido. Sin embargo, y aunque lo parezca, no es tan sencillo manejar correctamente una red social, y menos aún obtener con ella resultados empresariales. Toda estrategia en redes sociales requiere también de métodos más humanos y emocionales, siempre sin abandonar la imagen y la coherencia corporativas.

La Fábrica Online ofrece una óptima gestión de redes sociales, colaborando con community managers profesionales que planifiquen un correcto desarrollo en dichas plataformas. Porque existir no es tan sólo ser, sino mostrarse, exhibirse y darse a conocer. Y todas las estrategias son pocas en el momento de efectivizar la presencia de una empresa en el delicado e inconstante mundo virtual.