Todo sobre el cuidado de la planta Calathea

Una de las plantas ornamentales más usadas en ambientes cerrados es la Calathea roseopicta, una especie del género Calathea que ofrece vistosos colores y hojas de aspecto muy particular.

La Calathea es originaria de Brasil y es una planta tropical de la cual existen alrededor de 25 especies. Es una planta resistente que se pueda cultivar en varios tipos de ambientes y es capaz de soportar condiciones adversas.

Principales características de esta planta

La principal característica de la Calathea es su vistosidad y lo llamativo de las hojas, que se destacan por ser redondeadas, tener una superficie suave y lisa, una cutícula delgada y delicada y un color verde oscuro por la cara y rojo por el revés, presentan rayas de color rosa o crema que van a lo largo de las vetas y estómago, con márgenes en forma de plumas.

Calathea roseopicta

Estas hojas se sitúan en roseta y surgen a partir de un tubérculo marrón que está enterrado, de donde salen los tallos cubiertos con una especie de pelusilla que es sensible al tacto.

Cuidados básicos para que estén siempre vistosas

La Calathea puede soportar temperaturas mínimas de hasta 16 ° C, y hasta los 30° C. En zonas templadas esta planta se cultiva en ambientes interiores, se puede ubicar en un área soleada de la casa pero que no le dé el sol directo, tampoco soporta las corrientes heladas.

Humedad

La condición de humedad de la tierra es un factor determinante para conservar a la Calathea siempre sana, pues necesita mucha humedad; para esto se recomienda colocar la maceta sobre piedras pequeñas o gravilla húmeda.

A esta planta le gusta la humedad ambiental, así que si está en un ambiente seco, se le puede rociar agua en las hojas valiéndose de un envase con atomizador. Si observamos que las puntas de las hojas están marrones es porque le hace falta agua a la planta.

Riego

En cuanto al riego, la tierra siempre debe estar húmeda, pero no inundada, pues se pudrirán sus raíces, y se debe regar una o dos veces a la semana en invierno, y cada dos o tres días en verano.

Estas plantas se mantienen muy bien en invernaderos cálidos, y se deben trasplantar solamente en caso de que la planta no tenga mucho espacio, es decir, cuando sus raíces ocupen más de 90% de la maceta.

Luz

En lo que respecta a la luz, a la Calathea le gusta la luz pero también vive muy bien en espacios que no tengan mucha iluminación. No debe recibir sol directo, pues sus hojas se quemarán; así que es la planta ideal para adornar espacios donde hay poca luz.

En los jardines abiertos estas plantas crecen con más fuerza y se embellecen aún más si están rodeadas de otras plantas un poco más altas, pues aprovecha la humedad que le proporcionan mediante la transpiración.

También aprovechan la sombra que dan los árboles, por lo que se les suele ver creciendo sanamente a los pies de árboles grandes de diferentes especies.