¿Cómo hacer una buena compra?

Por lo general, no siempre sabemos cuál es la mejor forma de hacer la compra para conseguir una dieta sana y equilibrada a un precio razonable. En principio, lo más conveniente es establecer menús semanales que nos permitan organizar las comidas y realizar la compra en función de las mismas para no tener que preocuparte por la compra en toda la semana.

También es fundamental acertar con el supermercado al que vamos habitualmente, ya que los precios pueden variar significativamente de un supermercado a otro. En el supermercado online DIA podrás encontrar todos los días productos frescos y de calidad.

A continuación, te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a la hora de abaratar la lista de la compra sin perder calidad.

Compra frutas y verduras de temporada

Las frutas y verduras de temporada no solo son más baratas, sino que además tienen un sabor más intenso, por lo que mejorarán enormemente tus platos. En este sentido, también es importante asegurarse de que las verduras y frutas que compramos proceden de lugares próximos geográficamente, ya que así nos aseguraremos de que están producidas bajo procesos naturales, no acelerados artificialmente. Recuerda que los médicos recomiendan consumir a diario cinco piezas de fruta o verdura como garantía de un estado de salud favorable.

Adquiere solo lo que verdaderamente necesitas

Adquiere solo lo que verdaderamente necesitas

Cada vez que vamos al supermercado, es muy frecuente acabar comprando más cosas de las que realmente necesitamos. Por esta razón, es fundamental esforzarse en realizar compras razonables, es decir, adquirir solo aquello que nos hace falta de verdad. De esta forma, evitaremos comprar todos aquellos alimentos poco saludables que por veces resultan tan tentadores. Guiarte por la lista de la compra puede ser, en este sentido, una de las mejores cosas que puedes hacer en tus visitas al supermercado.

Opta por legumbres crudas

El ritmo acelerado que caracteriza nuestro día a día nos impide, con frecuencia, gozar del tiempo necesario para poder pararnos a cocinar con calma. No obstante, en la medida de lo posible, es mejor optar por cocinar y dejar de lado las legumbres que se venden ya hechas. Las legumbres crudas además de estar más ricas son mucho más sanas para nuestro organismo. Lo mismo pasa con los platos precocinados, que resultan muy poco recomendables para mantener nuestro cuerpo saludable. Si finalmente no dispones del tiempo necesario, fíjate a la hora de comprar que las legumbres y los alimentos en conserva no contengan azúcares refinados añadidos.

Olvídate de los refrescos

Las bebidas azucaradas son, además de caras, muy poco beneficiosas para nuestra salud. Por esta razón, lo mejor es que cada vez que pases por el pasillo de las bebidas únicamente te fijes en el estante del agua mineral. El azúcar es, en todos los sentidos, uno de los grandes enemigos para el bienestar físico, por lo que se recomienda no consumir refrescos, aunque sean comercializados como “light”.

Ordena tu compra

Puede parecer extraño, pero si sigues un orden tu cesta acabará siendo lo más fiel posible a tu lista de la compra. Un criterio aconsejable a seguir es el siguiente: empieza por los alimentos perecederos, el aceite, el vinagre, las latas en conserva, el arroz y la harina; posteriormente pasa a la sección de panadería para acabar tu compra con los refrigerados y los alimentos congelados. El orden, en este caso, supone una gran garantía.