Cómo lograr dejar de roncar: Apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno grave y bastante común, caracterizado por la interrupción de la respiración de manera irregular durante el sueño, debido a que las vías respiratorias se bloquean de forma parcial. En la mayoría de los pacientes, la apnea del sueño va acompañada de ronquidos, aunque no todas las personas que roncan sufren de apnea.

Existen diferentes tipos de apnea:

  • Apnea del sueño obstructiva. Es el tipo más común, resultante del bloqueo de la circulación del aire durante el sueño debido a diferentes circunstancias, como la obesidad y otros factores de salud.
  • Apnea del sueño central. Derivada de un problema en la forma en que el cerebro envía las órdenes a los músculos encargados de la respiración. En este caso no se obstruye la respiración, sino que el cerebro no envía correctamente la orden de respirar, algo frecuente en pacientes con tumores, infecciones cerebrales y fallos cardíacos.
  • Síndrome de apnea del sueño compleja. Una combinación de los dos tipos anteriores.

Las causas de este problema pueden ser variadas y existen diferentes factores que incrementan el riesgo de desarrollar interrupciones de la respiración durante el sueño, por ejemplo:

  • Obesidad.
  • Maxilar inferior más corto que el maxilar superior.
  • Determinadas formas del paladar y las vías respiratorias que puedan causar que la respiración se detenga con facilidad.
  • Amígdalas o adenoides agrandados que puedan obstruir la respiración durante el sueño.
  • Lengua grande que al retraerse pueda bloquear la vía respiratoria.

Tratamiento de la apnea del sueño

Este padecimiento puede tratarse de diferentes formas, siendo prioritario determinar su origen. La Clinica Dental Reverte recibe con frecuencia pacientes que roncan y sufren de apnea del sueño debido a causas relacionadas con su cavidad bucodental. En estos casos, se ofrecen diferentes soluciones tras una evaluación exhaustiva del caso.

Las opciones de tratamiento de la apnea del sueño son las siguientes:

  • Presión de aire positiva continua (CPAP). Se trata de un dispositivo que suministra aire directamente sobre los tabiques nasales con el objetivo de mantener las vías respiratorias abiertas durante el sueño nocturno, garantizando una respiración continua.
  • Aparatos bucales. Dispositivos bucales que permiten reposicionar la mandíbula en una posición adecuada para que la vía respiratoria no colapse durante el sueño. Resulta ideal para casos de apnea leves y moderados, antes de recurrir a cualquier otra solución.
  • Cirugía. Según la naturaleza y la ubicación de la obstrucción de las vías respiratorias y cuando otras alternativas de tratamiento han fracasado, es posible una cirugía que elimine las amígdalas y ciertas partes del paladar blando para garantizar la continuidad de la respiración.
  • Cambios en el estilo de vida. Tanto la posición en la que se duerme, como la alimentación y la realización de alguna actividad física moderada tienen incidencia positiva sobre los ronquidos y la apnea del sueño obstructiva. En el caso de apnea del sueño causada por obesidad, el principal cambio será una dieta que fomente la pérdida del exceso de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.