Cómo comprar bolsos online sin morir en el intento

El título de este artículo no es una frase hecha, sino un hecho real. Un hecho que no acabó en tragedia por muy poco. Una joven veinteañera de Algemesí, Valencia, compró un bolso en una plataforma online a un comercio chino. Lo recibió antes del plazo acordado. Lo abrió y, al sacar los plásticos del embalaje en su interior, sintió un fuerte dolor en el dedo pulgar de su mano izquierda. Un escorpión dorado de Manchuria (scorpion mesobuthus) iba dentro. Ella compró un bolso barato que pudo ser el más caro, pues casi le costó la vida. La rápida intervención del Servicio de Urgencias del Hospital de la Ribera en Alzira obró el milagro.

Cómo comprar bolsos online sin morir en el intento es mucho más fácil si, en lugar de acudir a Instagram y a otras redes sociales y guiarte de sus recomendaciones, tan sólo por un precio bajo, acudes a un portal o a una tienda especializada, con una línea de comercio electrónico disponible, que te proporcione información y te de garantías de calidad, precio y servicio, sin arriesgarte a posibles fraudes, publicidad engañosa y otras sorpresas desagradables.

Tan desagradables como la de esta chica valenciana del escorpión, que por comprar “barato” casi le cuesta lo más caro: nada menos que la vida.

Mejor tienda física con comercio online

Para determinado tipo de artículos, da igual comprar en una tienda exclusivamente online. Para otros, es mejor que sea un comercio con presencia física, aunque disponga de tienda por Internet a través de la que poder realizar dicha compra.

El motivo es que, si quieres adquirir un pequeño aparato electrónico, por ejemplo, lo peor que te puede suceder es que no funcione, o que te decepcione. Pero si se trata de un artículo de alta calidad o de lujo, la garantía de que dicha calidad sea real has de asegurártela tú mismo, sabiendo dónde vas a comprar.

Hay tiendas en línea que son tan fiables o más que muchos establecimientos físicos, geográficamente localizados en una calle de una ciudad. En el comercio, en cualquier comercio, la materia prima de todo el negocio es la confianza. Y esta confianza no te la garantiza un comercio “off line” ni “online”. Te la garantiza el comerciante.

Reglas de oro: conocimiento y confianza

Primera regla de oro: conoce bien el comercio online donde pienses comprar. Mira las opiniones de otros usuarios, coméntalo con amigos, familiares o conocidos que puedan haber tenido una experiencia de compra antes que tú, y ten presente dicha experiencia.

Segunda regla de oro: una marca conocida difícilmente defraudará tus expectativas como consumidor o usuario, pero tampoco la garantiza. De la misma manera que un comercio desconocido no tiene por qué ser un comercio fraudulento, pero tiene que ganarse la confianza de los consumidores y usuarios.

Las condiciones de compra y venta

Fíjate detenidamente en todas las condiciones de compra y pasarelas de pago del comercio: tarjetas bancarias (VISA, MASTERCARD), plataformas (PayPal, MoneyGram) u otros canales (pago por móvil). Lee detenidamente todas las condiciones, que deben de ser claras y unívocas, en absoluto ambiguas. Y si hay algo que no te queda claro, pregunta antes de comprar.

Fíjate en que especifique que es un comercio online que actúa con los permisos legales correspondientes. Si está sujeto a normativas extranjeras, no españolas, tendrás que asesorarte bien. Es preferible siempre comprar en tiendas online que se atengan a la legislación española en materia de comercio y consumo, devoluciones, derechos del consumidor, etc…

Lo ideal es que el comercio especifique claramente que toda la publicidad que hace de un producto tiene carácter contractual de venta, y que se atenga a sellos de confianza online y garantías de comercio electrónico. Pero sinceramente, encontrar un comercio “perfecto” es como encontrar un mirlo blanco. Ni los comercios de mayor prestigio reúnen todos estos ideales.

Devolución, garantías…

Con cada artículo, la tienda online tiene forzosamente que especificar qué garantía tiene el producto, sus características técnicas y físicas (peso, dimensiones) y la garantía de devolución.

Muchos comercios físicos no admiten devoluciones, pero están obligados a admitir el cambio de un producto por otro igual o de calidad y precio equivalentes. En el comercio online, como comprador debes de exigir por escrito la garantía de que te devuelven el dinero en un plazo mínimo de siete días desde la recepción de dicho artículo y que el dinero se devuelve por el mismo canal por el que lo hayas pagado.

Plazos de entrega, condiciones de envío, costes… Lo normal es que el envío sea gratis a partir de cierta cantidad de dinero, y más si el artículo es de lujo. Si tiene costes, no deben de ser superiores a lo que costaría un envío por empresas de paquetería o envíos postales. Los plazos de entrega deben de ser de obligado cumplimiento.

La chica valenciana del escorpión recibió el bolso antes de lo esperado. Pero se llevó su primera sorpresa desagradable cuando vio que era más pequeño que el que había visto en la página web. Su segunda sorpresa fue el picotazo.