Cómo bajar la panza con una dieta balanceada y un régimen de entrenamiento

Perder peso y disminuir la grasa abdominal de manera saludable son dos de las principales demandas que hacen las personas cuando deciden mejorar su aspecto físico. El secreto es bastante sencillo, seguir un régimen alimenticio bajo en calorías, consumir alimentos ricos en proteínas y mantener una rutina de entrenamiento adecuada.

No obstante, el proceso no es realmente tan sencillo. Se requiere un compromiso enorme para cambiar por completo los hábitos alimenticios y la suficiente fuerza de voluntad para seguir una rutina diaria de ejercicio físico, entre otros cuidados necesarios para favorecer la pérdida de peso saludable.

En las siguientes líneas daremos algunas recomendaciones útiles para todo aquel que necesite perder peso saludablemente. Te contaremos algunas estrategias relacionadas con cómo bajar la panza de forma eficiente, en la menor cantidad de tiempo posible y, lo más importante, de una forma 100% sana, las cuales puedes incorporar a tu rutina diaria con mucha facilidad.

Ejercicio físico

La actividad física moderada es fundamental para perder peso, quemar grasas y reducir medidas. Los mejores para este fin son aquellos ejercicios con enfoque aeróbico como caminar, nadar, correr o saltar la cuerda, que además deben combinarse con aquellos más intensos como el levantamiento de pesas. Se recomienda una rutina de ejercicio moderada, de al menos 1 hora diaria.

Gracias al ejercicio físico se consiguen otros beneficios adicionales. Tras un entrenamiento, el cuerpo humano incrementa la producción de una hormona llamada cortisol, la cual tiene incidencia en el control del estrés y contribuye con el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Incluye infusiones en tu dieta

Además de ser bebidas deliciosas, tanto frías como calientes, las infusiones ofrecen una gran cantidad de beneficios para el organismo humano. Por ejemplo, la infusión de té verde tiene la capacidad de ayudar a acelerar la quema de grasa acumulada en la zona del abdomen, justo el objetivo de la mayoría de las personas que desean bajar de peso.

Jengibre, cola de caballo, té negro, alcachofa y manzanilla, son otras infusiones que puedes incluir en tu dieta para colaborar con la pérdida de peso.

Adopta un patrón alimentario saludable

Es importante huir de las dietas milagrosas y de los productos farmacológicos que prometen hacerte perder peso en poco tiempo. El proceso de bajar de peso implica cambios drásticos, saludables y constantes en la forma de alimentarse, por lo que es importante seleccionar un patrón alimentario rico en frutas, verduras, vegetales y baja en grasa.

Una de las formas de alimentación más equilibradas es la conocida Dieta Mediterránea, rica en ácidos grasos monoinsaturados capaces de mejorar la salud cardiovascular, entre otros beneficios importantes.

Reduce el consumo de azúcar

Además de llevar una dieta baja en grasas saturadas, es indispensable que se reduzca el consumo de azúcar, ya que el exceso de esta es almacenado en forma de grasa abdominal. Reduce también todos aquellos productos con azúcar o edulcorantes agregados como las gaseosas, galletas, tortas y demás.