El uso de la bicicleta como medio transporte tiene más beneficios de los que crees

Además de ofrecer beneficios para la salud, el uso de la bicicleta como medio de transporte es recomendable para mejorar la economía y cuidar el medio ambiente.

Por supuesto, también es posible señalar algunas desventajas de su uso, como el hecho de que no puede compararse con la velocidad de un vehículo automotor como el coche o las motocicletas, pero eso no impide que su uso sea importante, alcanzando cada vez mayor cantidad de usuarios que se desplazan por la ciudad sin emitir contaminación y mejorando su estado físico.

Por ello, tenemos algunos ejemplos que evidencian este aumento, como las bicicletas de paseo Bikestocks, que se se vuelven cada vez más populares. Existen muchos modelos disponibles para elegir, con características que se adaptan a cada miembro de la familia, convirtiéndose en una excelente solución de movilidad dentro de la ciudad.

Cuáles son los beneficios de la bicicleta como medio de transporte

¿Piensas elegir una bicicleta como medio de transporte? Las ventajas y beneficios de moverse en bicicleta por la ciudad son muy variadas, abarcando diferentes aspectos.

En las siguientes líneas te mostraremos un resumen de los beneficios que puedes conseguir cuando reemplazas los vehículos de motor.

Ventajas para nuestra salud

Utilizar la bicicleta como medio de transporte diario tiene la capacidad de causar mejoras en la salud de diferentes formas.

Los beneficios para la salud de andar en bici incluyen:

  • Reducción de los niveles de colesterol en sangre
  • Disminución de los niveles de estrés
  • Combate la obesidad
  • Mejora la capacidad de coordinación
  • Reduce la posibilidad de padecer afecciones cardiacas y problemas vasculares
  • Tonifica los músculos inferiores, además de mejorar el sistema respiratorio

Beneficios para el medio ambiente

La bicicleta es un transporte limpio, por lo tanto, es la alternativa más eficiente a los medios de transporte con motor de combustión interna.

Beneficios de la bicicleta

Las bicicletas no emiten gases tóxicos y de efecto invernadero, por lo cual no causan enfermedades respiratorias, alergias ni contaminan.

Adicionalmente, ocupan menos espacio de almacenamiento que un coche, por lo que incrementar su uso evitaría que se sigan destinando grandes extensiones de tierra a la construcción de estacionamientos.

Beneficios para la economía familiar

Una bici tiene un coste bastante accesible y comparativamente mucho más bajo que el de un coche, de modo que todos los miembros de la familia pueden disponer de una para sus actividades diarias.

Esta baja inversión implica un gran ahorro a corto y a largo plazo, ya que además, no se requiere de recarga de combustible y su mantenimiento resulta muy económico, representando menos de un 5% del coste de mantenimiento de un automóvil.

No necesitan de contratación de seguros, no se pagan peajes y están exentas del pago de impuestos.

Beneficios emocionales

Más allá de todo lo mencionado en líneas anteriores, las bicicletas pueden facilitar la movilidad en horas de tráfico, ahorrando tiempo y mejorando el estado de ánimo de las personas gracias al ejercicio físico, capaz de desencadenar la producción de endorfinas que causan una sensación inmediata de satisfacción.