Adicciones: cómo influyen en la salud

Las personas con problemas de adicción tienen mayores probabilidades de desarrollar padecimientos de salud relacionados con el consumo de drogas. La lista puede incluir enfermedades cardiacas y pulmonares, cáncer y problemas de salud mental, además de incrementar el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.

Hay evidencia clara respecto a esto. Por ejemplo, actualmente sabemos que el humo del tabaco tiene la capacidad de producir diversos tipos de cáncer, mientras la metanfetamina podría causar problemas bucodentales y la adicción a opioides puede ocasionar sobredosis que terminen conduciendo a la muerte.

Esta es una de las razones por las que suele recomendarse a los familiares de personas con adicciones que deriven el caso a un centro para superar una adicción donde los afectados puedan recibir la atención médica y psicológica adecuada a sus necesidades, además de obtener las herramientas necesarias para recuperarse de la dependencia a su adicción.

¿Cuáles son las consecuencias de la drogadicción sobre la salud?

Las drogas se clasifican en tres grandes grupos, cada uno de ellos asociados a diferentes riesgos de patologías sobre el organismo.

  1. Drogas depresoras del sistema nervioso central. Son las que atenúan los mecanismos cerebrales encargados de mantener un estado de vigilia, produciendo diferentes niveles de relajación, desde somnolencia hasta sedación y coma. Por ejemplo, la heroína, el alcohol y la morfina.
  2. Drogas estimulantes del sistema nervioso central. Estas producen euforia en quienes las consumen, manteniendo elevado el estado de alerta y reduciendo la sensación de fatiga. Esto ocurre con el consumo de nicotina, cocaína y anfetaminas.
  3. Drogas perturbadoras del sistema nervioso central. Consiguen distorsionar aspectos relacionados con las emociones, la organización del pensamiento y la percepción. Suelen ser componentes presentes en plantas y hongos sintetizadas en laboratorio como sería el cannabis, mescalina y LSD.

Algunos de los problemas de salud asociados directamente al consumo de este tipo de sustancias son los siguientes:

  • Enfermedades cardíacas.
  • Embolia.
  • Cáncer.
  • VIH.
  • Hepatitis B o C.
  • Enfermedades pulmonares.
  • Trastornos de salud mental.
  • Mayor riesgo de accidentes de tráfico.
  • Sobredosis.
  • Mayor riesgo de cometer suicidio.
  • Efectos negativos sobre el feto al consumir este tipo de sustancias durante el embarazo.

Resulta bastante común que personas afectadas por una adicción presenten lo siguiente:

  • Exposición a situaciones de riesgo. Debido al poco o ningún control sobre las situaciones que ocurren alrededor y la inconsciencia de estar en un entorno de peligro se pierde el control de los actos y, en consecuencia, el paciente puede atravesar situaciones personales negativas.
  • Dependencia física. Debido a que el cuerpo se acostumbra a consumir drogas, cuando se detiene el consumo aparecen trastornos físicos como el síndrome de abstinencia.
  • Dependencia psicológica. Relacionada con la sensación satisfactoria obtenida por el consumo de sustancias que alteran el sistema nervioso, ocurre un impulso psíquico que buscaría su consumo regular para evitar la sensación de malestar ocurrida durante periodos de abstinencia.
  • Policonsumo. Es común que los consumidores de una sustancia la combinen con otras como el alcohol, lo cual incrementa considerablemente los riesgos asociados a las adicciones y las probabilidades de desarrollar comorbilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.