Yoga: sus beneficios, su historia y cómo practicarlo

El Yoga, más que una práctica, es una filosofía de vida que se refiere a la unión armónica de nuestra mente y cuerpo en los planos físico, mental y espiritual. A través de esta filosofía se adquiere mayor dominio de las funciones corporales, lo cual permite mejorar la salud y calidad de vida.

Aunque se ha convertido en una práctica cotidiana entre millones de personas en occidente, se trata de una disciplina con al menos 5000 años de existencia, con la que se vuelve posible transitar un camino de crecimiento personal y autoconocimiento. La parte más destacada es que se trata de un estilo de vida que resulta accesible a todas las personas, sin importar su edad o condición física.

Lo fundamental para su práctica es el compromiso, la guía adecuada y contar con el material de yoga básico, que además de ser poco, tiene un precio reducido. No hay limitaciones para su práctica y disfrute, ya que cada persona puede establecer sus propios objetivos y trabajar a su propio ritmo para alcanzarlos.

¿Cuáles son los beneficios del Yoga?

La práctica del Yoga puede significar una mejora considerable en la calidad de vida de las personas, iniciando por su estado físico. Existen muchos beneficios asociados a esta filosofía de vida, entre los cuales podemos destacar el siguiente listado:

  • Reduce el estrés
  • Mejora la coordinación
  • Reduce la depresión y la ansiedad
  • Mejora la capacidad de concentración
  • Ayuda a descansar mejor
  • Favorece el movimiento intestinal y, por lo tanto, la digestión
  • Mejora la postura y la flexibilidad
  • Reduce dolores de espalda
beneficios del Yoga

Además de todo lo anterior, el hecho de requerir un compromiso personal que se ejercita de forma constante, asegura que los practicantes tengan un mayor conocimiento de sí mismos, lo cual colabora con el crecimiento personal. Sin duda, se trata de una actividad apasionante y de alto valor para el desarrollo del ser humano.

Cómo practicar Yoga en casa

Esta práctica ancestral se puede adaptar perfectamente a nuestro día a día. Para empezar, solo es necesario contar con los accesorios de yoga adecuados y tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Crea un ambiente confortable. No es necesario realizar ninguna clase de reforma costosa, solo acondicionar un espacio privado en el cual podamos sentirnos bien, que fomente la relajación y la conexión entre el cuerpo y la mente.
  • Elige el tipo de yoga adecuado a tus necesidades. Existen diferentes tipos de modalidades, cada una con objetivos específicos. Te conviene asistir a clases que te sirvan de guía hasta dar con el método más adecuado a tus necesidades y gustos.
  • Apóyate en internet. Gracias a las nuevas tecnologías es posible acceder a clases de yoga online y conseguir mucha información valiosa con la que avanzar en el camino de desarrollo personal que ofrece esta disciplina milenaria.
  • Sé consciente de tus necesidades y limitaciones. Recuerda que se trata de una práctica que debe ser placentera, por lo cual no debes presionarte más allá de tus capacidades.