Lugares para visitar si viajas a la Costa del Sol

Las playas, la gastronomía y la cultura de la provincia de Málaga siguen atrayendo anualmente a una gran cantidad de turistas de todas las partes del mundo

Cuando hablamos de turismo en España, resulta imposible no pensar desde un primer momento en el clásico turismo de sol y playa que durante tantos años lleva vendiéndose al mundo exterior. Un turismo familiar, tranquilo y de gran calidad que permite que personas venidas de todas las partes del mundo puedan disfrutar de unos días maravillosos cerca de las costas españolas.

La Costa Brava, la Manga del Mar Menor o la Costa del Sol son algunos de los lugares geográficos preferidos por los turistas extranjeros, pero también por una gran cantidad de españoles que todos los años deciden visitar alguno de estos espectaculares puntos geográficos. Decantarse por un lugar u otro depende en todo momento de las características y gustos concretos de cada persona, ya que en función del sitio se pueden llevar a cabo unas actividades u otras.

Por ejemplo, la Costa del Sol atrae a una gran cantidad de turistas de todas las partes del mundo gracias a sus espectaculares playas, pero también muchas personas visitan esta zona de costa por la excelente gastronomía que ofrece y por la posibilidad de poder practicar golf en campos de primer nivel. Sea cual sea el caso, lo cierto es que muchos turistas viajan hasta la Costa del Sol para darse un baño en las mejores playas de Marbella, y de paso poder disfrutar de la cultura andaluza en todo su esplendor.

Si estás pensando en irte de vacaciones y todavía no has decidido donde viajar, te recomendamos echar un vistazo en la Costa del Sol, ya que esta época del año es perfecta para reservar en hoteles en Marbella a precios realmente bajos.

¿Qué lugares hay que visitar en la Costa del Sol?

A la hora de realizar turismo, todo depende de las características y gustos concretos de cada persona, pero lo cierto es que los turistas que visitan la Costa del Sol pueden apostar por realizar diferentes tipos de actividades.

Marbella Costa del Sol Malaga

La más habitual está muy clara, y obviamente está relacionada con la visita a las increíbles playas que conforman este espacio de costa. Unas playas de máxima calidad, entre las que destacan especialmente 22 casos que recibieron la Bandera Azul en el pasado año 2016, lo que da buena prueba de la excelente calidad de sus aguas.

Playas perfectamente equipadas para la higiene y la seguridad de las personas, que podrán disfrutar de sus ratos de tiempo libre en auténticas maravillas paisajísticas. Algunos de los lugares más conocidos y visitados de la Costa del Sol son la playa del Cañuelo (se encuentra cerca de Nerja) y la localidad de Torremolinos, que sigue recibiendo a turistas de todas las partes del mundo como ya ocurría en los años 50.

Sin embargo, muchos turistas prefieren disfrutar de la belleza de las playas de la Costa del Sol practicando deportes acuáticos como el remo, el windsurf o el buceo. Deportes que están muy de moda, y que son impartidos por expertos profesionales que se encargan de formar y equipar a las personas antes de salir a practicar el deporte en cuestión.

Por otro lado, algunos usuarios optan por dejar de lado el turismo de sol y playa, y deciden viajar directamente hasta los más de 70 campos de golf que hay repartidos por toda la Costa del Sol. Aficionados al golf y turistas en general, que deciden practicar unos golpes mientras disfrutan de una visión panorámica del mar Mediterráneo.

Para las personas que son poco deportistas y prefieren disfrutar de la cultura andaluza en su máximo esplendor, lo más recomendable es visitar la Alcazaba de la ciudad de Málaga (antiguo palacio fortaleza árabe) o alguno de los museos dedicados al pintor malagueño Pablo Picasso. Otro lugar turístico que no se puede dejar de visitar es la ciudad de Ronda, una localidad de interior que cuenta con auténticos maravillas como el Puente Nuevo (puente del siglo XVIII que cruza el desfiladero del río Tajo), el Alminar de San Sebastián (minarete de la antigua mezquita árabe) o el museo de la Inquisición y la Brujería.

Y como no, si se visita la Costa del Sol es casi obligatorio hacer una parada en alguna de las zonas de playa para disfrutar de la gastronomía malagueña (pescados frescos, mariscos, etcétera), y sobre todo de los clásicos espetos que tanto gustan entre los turistas que se acercan a la costa malagueña.