Trigo sarraceno: increíbles beneficios para la salud

El trigo sarraceno, también conocido como alforfón, es una semilla con una textura crujiente y un ligero sabor a nuez. Este nombre podría sugerir que es un tipo de cereal similar al trigo. Por el contrario, se trata de una semilla de fruta que está estrechamente relacionada con el ruibarbo o la acedera. El trigo sarraceno no es un cereal de la familia de las gramíneas, sino de las poligonáceas, por lo que más bien se denomina pseudocereal.

Es un alimento muy popular en Rusia, China, Ucrania y Moldavia. A medida que los especialistas en nutrición han descubierto y popularizado sus notables propiedades y beneficios, el alforfón se ha vuelto más apreciado  tanto en España como en el resto de Europa.

Al igual que otros pseudocereales, el alforfón no contiene gluten, lo que lo hace adecuado para las personas que tienen problemas de tolerancia al gluten, como los que padecen la enfermedad celíaca.

Trigo sarraceno: ¿qué beneficios aporta a la salud?

Ayuda a mantener una buena salud cardiovascular

Los resultados de los ensayos clínicos sugieren que puede reducir la inflamación y los niveles perjudiciales de colesterol “malo”, al tiempo que aumenta el colesterol “bueno”. La rutina, un antioxidante contenido en el trigo sarraceno, es de gran ayuda para mantener la elasticidad y la resistencia de los vasos sanguíneos.

Benficios del Trigo Sarraceno

Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre

Al ser una excelente fuente de fibra, su inclusión en la dieta está unida a una adsorción lenta y gradual del azúcar en la sangre. De hecho, una investigación en personas diabéticas que usaron trigo sarraceno en su dieta mostró niveles más bajos de azúcar en la sangre. Estos estudios realizados en ratones con diabetes, destacaron que un componente contenido en el trigo sarraceno (d-chiro-inositol) puede ser útil en el tratamiento de la diabetes.

Otro estudio ha demostrado que ciertos componentes extraídos del salvado de alforfón pueden tener un efecto inhibidor sobre la digestión de la sacarosa. Todas estas propiedades hacen de este alimento una opción muy saludable, tanto para pacientes con diabetes, como para cualquier persona que quiera tener un mejor control de la glucosa en la sangre.

Ayuda en la pérdida de peso

El alforfón es un alimento bajo en calorías, pero rico en componentes que ayudan a regular el peso corporal. Además, es ideal para reducir el apetito de entre horas. Para las personas que se inclinan por una dieta vegetariana, este alimento es imprescindible.

Mejora la digestión

Gracias a perfil calórico neutral, limpia y fortalece los intestinos y alivia el apetito. Tiene un efecto muy positivo en el tratamiento de la disentería y la diarrea crónica. La rutina, un bioflavonoide presente en el trigo sarraceno, fortalece los capilares y los vasos sanguíneos, inhibe el sangrado, reduce la presión arterial y aumenta la circulación en las manos y los pies.

Trigo Sarraceno o alforfon

Fuente de proteínas de gran calidad

El alforfón es una de las mejores fuentes de proteína de alta calidad y fácil digestión. Lo que lo hace una excelente alternativa a la carne. 100 gramos proporciona aproximadamente el 26% del requerimiento diario de proteína. El alforfón contiene casi todos los aminoácidos esenciales y, en particular, la lisina (un aminoácido en el que los cereales como el trigo, el maíz, el arroz, etc.) son pobres.

Ayuda a complementar las necesidades de minerales del organismo

El alforfón es una excelente fuente de cobre, magnesio, manganeso y una buena fuente de zinc, selenio, hierro y potasio. El cobre es necesario para convertir el hierro del cuerpo en hemoglobina. El magnesio es esencial para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y los músculos, y también es importante para transformar el azúcar en la sangre en energía.

El manganeso es necesario para la estructura normal del sistema óseo. El zinc es esencial para la síntesis de proteínas y la formación de colágeno. El selenio es vital para la producción de glutatión peroxidasa, el principal antioxidante para el organismo. El hierro es un mineral vital y esencial, siendo necesario para la producción de hemoglobina, mioglobina y muchas enzimas.

El potasio es necesario para normalizar la frecuencia cardíaca y regular la presión arterial, mientras que tiene (junto con el sodio) un papel importante en la regulación del equilibrio hídrico en el cuerpo.

Lucha contra los radicales libres

Con cada inhalación de oxigeno, el cuerpo produce, como efecto colateral, radicales libres que pueden afectar negativamente a las células. Su acumulación excesiva puede provocar diferentes enfermedades ¿Qué se puede hacer?

Pan de Alforfon

Para combatir los oxidantes, necesitas antioxidantes agudos. El trigo sarraceno, afortunadamente, contiene una rica variedad de antioxidantes. Se ha encontrado que la rutina tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, y también es útil para prevenir la formación de plaquetas en los vasos sanguíneos. Ciertos estudios preliminares de laboratorio han sugerido que la rutina puede ser útil en el tratamiento de las hemorroides y otros trastornos de la coagulación.

Reduce el riesgo de desarrollar cálculos en la vejiga

Investigadores japoneses han descubierto que la harina de trigo sarraceno, que tiene un alto contenido de proteína, tiene fuertes efectos protectores contra la formación de cálculos biliares. Estos efectos beneficiosos de este alimento se atribuyeron a su alta concentración de lectina. La lecitina tiene un papel crucial en la descomposición de la grasa y el colesterol. Los bajos niveles de lecitina se correlacionaron con la formación de cálculos biliares.

Libre de productos químicos

El alforfón crece tan rápido que generalmente no hay necesidad de tratar el suelo con demasiados pesticidas u otros químicos.

Breve historia

El trigo sarraceno crece de forma nativa en Asia y en el norte de Europa. Entre los siglos X y XIII fue ampliamente cultivado en China. Desde allí se extendió a Europa y Rusia en los siglos XIV y XV. Se produce en grandes cantidades en Rusia, Ucrania y Polonia, donde juega un papel importante en la cocina tradicional de esos países. Pero los mayores exportadores de trigo sarraceno son China, Estados Unidos y Polonia.

Usos

El alforfón se puede moler para obtener harina de trigo sarraceno, muy adecuada para usar con harina de trigo en masa para postres, pasteles o panqueques. El almidón extraído de trigo sarraceno puede usarse como un sustituto de la grasa en alimentos procesados. La corteza extraída de las semillas de trigo sarraceno puede usarse para rellenar almohadas para ayudar a los alérgicos al polen, las plumas o el polvo.

Otra idea es servirlo en el desayuno, adornado con diversos frutos secos y semillas de todo tipo. En Moldavia, el trigo sarraceno se hierve y generalmente se consume con leche de vaca (los vegetarianos lo reemplazan con leche de soya) o se usa para preparar una variedad de platos con pollo, pescado y verduras.

Conservación y almacenaje

Se recomienda almacenar trigo sarraceno en recipientes herméticamente cerrados en lugares frescos y lejos de la luz del sol, donde pueden permanecer durante varios meses. Es bueno, antes de almacenar, que no muestre signos de humedad. En el caso de la harina de trigo sarraceno debe almacenarse en recipientes herméticamente cerrados en el refrigerador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.