Descubre más sobre los diferentes tipos de resistencias eléctricas industriales que hay disponibles en Julio Martinez Naya

El planteamiento inicial siempre tiene que ser “¿Qué potencia necesito para mi proceso?” y en función del material que se va a proceder a calentar, utilizaremos un tipo de resistencia u otro. Los profesionales del sector sabemos qué tipo de resistencia es el más adecuado para cada aplicación.

¿Por qué existen tantos tipos de resistencias industriales?

A continuación vamos a realizar un análisis exhaustivo de los diferentes tipos de resistencias para calentamiento que hay en el mercado. Resistencias para calentamiento de aire, resistencias para calentar líquidos y resistencias para calentar sólidos.

Probablemente, en algún momento de nuestra vida hemos escuchado el planteamiento energético de que en función del material que se va a calentar, conviene más utilizar un tipo u otro de resistencia industrial. Un tema delicado que en cualquier caso, siempre debe dejarse en manos de auténticos profesionales del sector que sepan qué tipo de resistencia utilizar.

Porque la temática de las resistencias industriales es bastante compleja, y a veces incluso hasta difícil de entender, por lo que a continuación vamos a realizar un análisis exhaustivo con los diferentes tipos de resistencias para calentamiento que hay en el mercado. Desde resistencias para calentamiento de aire hasta resistencias para calentar agua o sólidos.

Antes de entrar directamente en materia, conviene recordar que actualmente hay disponibles tiendas especializadas en la venta de resistencias eléctricas industriales de todo tipo como juliomartineznaya.com, que además de ser fabricantes de resistencias eléctricas también ofrecen asesoramiento personalizado para aquellos usuarios indecisos o que no saben qué tipo de resistencias electricas industriales comprar.

¿Qué son las resistencias eléctricas industriales?

Cuando se habla de resistencias eléctricas industriales, nos referimos a componentes eléctricos que intervienen en procesos de calor industrial que habitualmente son utilizados en diferentes procesos de producción.

Tipos de resistencias eléctricas industriales

Estas resistencias cumplen una función muy concreta en el proceso de calentamiento de un material. El objetivo de las resistencias es transformar la energía eléctrica en el calor necesario y suficiente para el proceso industrial sin que haya problemas de seguridad para los usuarios en las instalaciones.

Resistencias para el calentamiento de aire

Como ya se ha comentado anteriormente, en el mercado hay disponibles diferentes tipos de resistencias para calentamiento entre las que son especialmente reseñables las resistencias para el calentamiento de aire. Dentro de este tipo de resistencias podemos destacar las resistencias blindadas por un lado, y las resistencias eléctricas de hilo por otro.

Las resistencias blindadas son resistencias calefactoras tubulares fabricadas con materiales de primerísima calidad como el espiral de niquel-cromo o el óxido de magnesio electrofundido que ambos llevan en su interior.

El tubo es el blindaje que nos va a permitir utilizar la resistencia en diferentes medios con grados de humedad muy elevados o incluso corrosivos por lo que en función de esta aplicación la resistencia puede fabricarse con un blindaje de distintos materiales como el acero inoxidable, Incoloy, titanio etc.

Las resistencias eléctricas de hilo resistivo se utilizan para bajas temperaturas y en medios no corrosivos y en ausencia de humedad.

Con ambos tipos de resistencias se pueden generar baterías eléctricas para calefacción tienen como función calentar el aire a través de una serie de resistencias eléctricas distribuidas en varios módulos. Resistencias de fácil montaje, que además se pueden extraer rápidamente en caso de sustitución o mantenimiento.

Resistencias para el calentamiento de líquidos

Además de las resistencias para el calentamiento de aire, también es importante hablar de las resistencias para el calentamiento de líquidos. Dentro de este tipo de resistencias se pueden destacar dos opciones, que son las bandas calefactoras para bidones y las camisas calefactoras para bidones.

Ambas se utilizan para mantener caliente el contenido de un bidón. Por ejemplo, cuando llegan los meses más fríos del invierno, la mayoría de empresas con materia prima almacenada en grandes cantidades comienzan a tener problemas derivados de la solidificación de los fluidos a causa de las temperaturas.

Los productos tienen que estar a una temperatura óptima para conservarlos en buen estado y fluidos para poderlos trasvasar a las líneas de proceso. Las bandas calefactoras y las camisas calefactoras tienen como función reducir la viscosidad del producto contenido, facilitando así de forma notable la extracción del producto a otros depósitos o espacios.

Las camisas calefactoras para bidones fabricadas con fibra de vidrio además de calentar son capaces de mantener el calor ya que actúan como material calorífugo. Al igual que las resistencias para bidones también existe una gran variedad de resistencias para calentamiento de líquidos.

Resistencias para el calentamiento de sólidos

Por último, también cabe destacar la importancia de las resistencias para el calentamiento de sólidos que son utilizadas para el calentamiento de piezas y bloques metálicos.

Por ejemplo, dentro de este grupo de resistencias existen las resistencias para cámaras y moldes de inyección de plásticos que se utilizan para conseguir transformar los productos plásticos en fluidos para poder conformarlos, La resistencia insertada en los moldes, cámaras y boquillas de inyección o extrusión son las encargadas de calentar las piezas metálicas por donde circula y fluye el plástico a alta temperatura.

Por otro lado, dentro de este grupo de resistencias para el calentamiento de sólidos hay que destacar también las resistencias eléctricas autoadhesivas que comenzaron a utilizarse en el campo de la aviación y el espacio, pero que actualmente se utilizan en otros sectores relacionados con la industria alimenticia. Este tipo de resistencias se suelen utilizar en aplicaciones por debajo de 100ºC.