Reformas en las viviendas para una mejor calidad de vida

Tarde o temprano, los propietarios o inquilinos de una vivienda de larga duración han de enfrentarse a una reforma, integral o parcial, del inmueble, cuando estos se deterioran o no es del gusto de sus nuevos habitantes. En la práctica, en la mayoría de los casos, este tipo de trabajos profesionales resultará más económico que comprar una nueva casa y facilitará a sus ocupantes una mejor calidad de vida

El temor a enfrentarse a una reforma en el hogar es comprensible, pero solo retrasa lo que es inevitable, acometer la obra que se necesita para hacerla habitable o más al gusto de sus habitantes. Los trabajos necesarios dentro del inmueble pueden convertirse en una auténtica pesadilla si no se tiene el control de la misma, por este motivo, es aconsejable dejar a los profesionales realizar su trabajo, pero ser parte de la dirección.

El miedo a estas acciones va desde la duración (saber cuándo empiezan, pero no tener claro cuándo acaban), la suciedad y las molestias (sobre todo si se comparte la vida diaria con los trabajos), y el dinero. En este sentido, si se hace un buen trabajo de investigación y desarrollo, la reforma puede llegar a ser bastante más económica.

Coste medio de una reforma integral

Aunque aventurarse a dar un precio por la reforma tiene demasiado riesgo, sí hay que resaltar que una reforma integral siempre será mucho mejor que adquirir una vivienda nueva. Según la revista especializada habitissimo, el precio de una reforma integral puede rondar entre los 11.150 euros y los 36.000, teniendo, por tanto, una media de 22.000 euros aproximados.

Gran parte del ahorro vendrá derivado de la empresa de reformas integrales que se contrate. Aunque este el factor no debe ser el factor más influyente en la decisión. Hay que localizar profesionales que combinen a la perfección trabajos de calidad con un ajuste máximo en sus presupuestos. Un ejemplo claro, en este sentido, son las empresas de reformas integrales, como Dosplanos, que se están popularizando mucho en ciudades como Madrid, por esto precisamente, por presentar la mejor relación calidad precio en sus proyectos de obra.

Reforma de inmuebles

Otros factores que intervendrán en el precio final será lo que se incluya en la reforma, la ubicación y la estructura del edificio, los accesos y los materiales utilizados. Si se adecúan o son accesibles todos estos elementos, el presupuesto estará al alcance de la mayoría de los bolsillos.

Como se ha comentado, en la mayoría de los casos reformar una vivienda y ponerla al gusto de los propietarios es más económico que comprarse una vivienda completamente nueva. De hecho, comprar una vivienda usada para reformar también supone un ahorro importante, con una media de 40.000 euros.

Pasos para la reforma de inmuebles y sus precios

Efectivamente, la reforma de viviendas puede ser una buena manera de comprar barato y sacarle mucho valor a la vivienda desde el primer mes. Se puede contemplar como un modelo de negocio bastante rentable.

Para llevarlo a cabo, es bueno saber cuáles son cada uno de los pasos que se deben dar y cuáles son sus precios medios.

Tipos y precios de las licencias de obra

Siempre, antes de comenzar una reforma, se ha de contar con todos los permisos necesarios. Aunque, como norma habitual, es algo que suele realizar la empresa que se contrata, el propietario debe asegurarse de que los tienen en su poder. Existen dos tipos de licencia; de obra mayor (grandes dimensiones con ocupación de parte de la vía pública) y de obra menor (que no afecten a la estructura del edificio, ni a la composición interior o exterior del edificio). Se solicitan en el ayuntamiento de la localidad y su coste suele rondar entre los 200 y los 700 euros.

La reforma del baño

Es esta parte de la vivienda la que con más asiduidad suele acometerse y puede suponer una inversión de entre 800 y 3.000 euros. En esta habitación, se cambian los sanitarios (lavabo, ducha, bañera, bidé, inodoro…), con un coste de entre 100 y 1.100 euros. La fontanería supone un precio medio de 700 euros y el alicatado varía en función de los metros, el tipo de alicatado, etc., por lo que es muy complicado lanzar un precio aproximado.

La reforma de la cocina

Una reforma completa de esta parte de la vivienda, considerada el alma y el estómago de la casa, puede costar alrededor de los 7.000 euros. Si es solo parcial, podrá alcanzar solo los 3.000 euros. Los trabajos que, de forma habitual, se incluyen son el vaciado de la sala, una nueva distribución y rehabilitación de las instalaciones de agua, luz y gas, el alicatado y de nuevo la instalación y montaje del mobiliario.

Otras actuaciones

El resto de actuaciones que entran dentro de una reforma son la pintura (entre 6 y 10 euros por metro cuadrado), la carpintería metálica o de PVC de las ventanas (entre 1.200 y 4.700 euros), la carpintería en madera de las puertas (entre 600 y 3.500 euros), y el suelo (si es de tarima o parquet entre 800 y 3.000 euros).